.

Características de los 5 años

 
Página 1 de 2
Fecha de última actualización:14/11/2016
A esta edad tu hijo ya domina su cuerpo y disfruta de las actividades físicas así como de los juegos corporales que incluyen reglas, puede y quiere hacer cada vez más cosas solo.

Tu hijo domina su cuerpo y disfruta de las actividades físicas así como de los juegos corporales que incluyen reglas (la mancha, por ejemplo) y que serán la base de los deportes, los juegos reglados por excelencia.

En estos juegos es necesario aprender y respetar determinadas normas y acciones, y tu hijo ya está listo para hacerlo. Esta aceptación implica la posibilidad de establecer relaciones de reciprocidad y cooperación con los otros, respetando su punto de vista.

El desarrollo de estos juegos depende en gran medida de la estimulación que reciba le niño y de los modelos que vea en el medio que lo rodea.

Tu hijo se encuentra en la etapa de juego socializado y por eso comparte situaciones de juego y materiales, juega con grupos más numerosos en los que aparecen “líderes” y se forman “pandillas”, es muy común que surja la expresión “mi mejor amigo”, aunque éste cambie semana a semana. Le gusta participar y cooperar para mantener la unidad grupal: respeta los turnos y escucha y exige que los demás también lo hagan. Cada vez se acentúan más las interacciones: aparecen asociaciones, convenciones recíprocas y regulaciones de la actividad que constituyen el inicio de la organización colectiva.

Así como puede aprender y recordar las reglas de un juego, es importante que tu hijo sepa su nombre y apellido, dirección y teléfono, por cuestiones de seguridad. Ya es momento de que conversen acerca de la importancia de no hablar con extraños ni aceptar nada de ellos, y que si alguna vez se pierde debe entrar a un negocio a pedir ayuda y no dirigirse nunca a alguien que camina por la calle.

Tu hijo puede y quiere hacer cada vez más cosas solo: estirar su cama, atarse los cordones, limpiarse la cola solo -si todavía no lo hace- prepararse un desayuno frío (aunque hay que ser pacientes porque puede haber derrames), armar su mochila para el jardín (aunque conviene que supervises que no olvide nada), juntar sus juguetes, pasar un trapo sobre los muebles y hasta barrer si dispone de escoba y palas adecuadas a su tamaño.

Resistí la tentación de intervenir inmediatamente frente a las cosas que le cuestan porque eso puede reforzar la dependencia: está aprendiendo y las cosas le llevan más tiempo que a alguien experimentado... ¡pero practicar es la única forma de convertirse en experto! Si algo no le sale, lo mejor es decirle que estás orgullosa de él por hacer el esfuerzo y volver a intentar en otro momento. No vuelvas a hacer lo que él hizo porque no le quedó perfecto: por ejemplo, se va a dar cuenta si siempre volvés a hacer la cama y eso afectará su autoconfianza.

¿Cuándo aprendió tu hijo a atarse los cordones?

Ingresá la fecha estimada de parto o fecha de nacimiento de tu bebé:
Tu correo electrónico:

Foros

Abuelas 2.0

Un espacio para que las abuelas 2.0 compartan consejos sobre los nietos, la relación con sus hijas o nueras embarazadas y todas esas experiencias que quieran contarles a otras mujeres, madres y abuelas.

Encuesta

 

Desarrollo integral del sitio: TAP
Marketing digital by