Incidencia de la pérdida de hijos en la relación de la pareja

Renacer, grupos de auto-ayuda para padres que perdieron hijos Ver datos
 
Frente a tales hechos, el silencio, la incomunicación, la hostilidad a los reproches se instalan en la relación de la pareja que buscará entonces resoluciones individuales a sus duelos, distanciándolos aún más.
Al iniciarse el duelo, vivencias confusas y negativas, como la culpa, el resentimiento, la impotencia, la sensación de ser incomprendidos por el entorno familiar y social se hacen presentes en ambos padres. Son además estas emociones, vividas de modo particular en cada uno de ellos, y a menudo no coincidentemente.
 
Frente a tales hechos, el silencio, la incomunicación, la hostilidad a los reproches se instalan en la relación de la pareja que buscará entonces resoluciones individuales a sus duelos, distanciándolos aún más. Además, un falso sentimiento de fidelidad hacia el hijo ausente, hará que disminuyan o se anulen las gratificaciones habituales, ahondando así el dolor y la tristeza.

De éste modo el distanciamiento entre ambos padres será evidente y el sin sentido del vínculo comenzará a instalarse en ellos. Es a través de éste camino, el modo en que se cumplen las estadísticas que conocemos y que hablan de un aumento de las separaciones en las parejas que han perdido hijos.
 
Al detenernos en el análisis de éste relato, notamos que las características del vínculo preexistentes a la pérdida, cobran una incidencia fundamental en la evolución de los hechos.
 
Los que con antelación al duelo mantenían una relación conflictiva, caracterizada por: incomunicación, resentimientos, sensación de encierro y falta de libertad, mala sexualidad, infidelidad, desvalorización de su cónyuge, fracaso en cuanto a los roles básicos que toda pareja debe asumir, son las que dan razón a las estadísticas, ya que la pérdida obra como detonante que pone de manifiesto, todo lo que allí se negaba. De todos modos el alejamiento podría evitarse, si llegado a este punto ambos padres reconocen y asumen la situación.

Recurriendo a una ayuda externa (espiritual, grupos de autoayuda, o terapéutica) podrán evitar sumar al dolor de la pérdida, el fracaso y la ruptura del vínculo.
 
En cambio, una pareja bien integrada, compartirá su dolor, cada uno será para el otro, el mejor interlocutor para su duelo, buscarán juntos ayuda, esclarecimiento, consuelo, y así, unidos recorrerán el difícil camino. No habrá silencios, recordarán al hijo, a veces con una lágrima, otras con una sonrisa, y el vínculo quedará fortalecido por la experiencia compartida.
 
Algunas sugerencias finales para los padres que atraviesan situaciones de conflicto son:

  • Poder escuchar las demandas y requerimientos del otro.
  • Identificarse con el sentir de su cónyuge.
  • Estar atento al lenguaje verbal y corporal en la comunicación.
  • Romper los pactos de silencio con respecto al duelo.
  • No postergar un dialogo por temor al conflicto.
  • Incluir la tolerancia y las concesiones en la relación.
  • Rescatar los roles perdidos o empobrecidos; recordando que ellos son los de : amigo, cómplice, amante, padre-madre, rol crítico, compañero de juegos, testigo, etc.
Si tratamos de poner en práctica éstas sugerencias, talvez logremos que las paralelas de la existencia individual en la pareja, puedan unirse para un beneficio compartido.
Carlos J. Bianchi

Hay 8 comentarios sobre esta Nota.
jeydim13 dice:
Valoración:
0
¡Hola! Me llamo Jennifer y soy Antropologa Social y Cultural. En estos momentos estoy realizando una investigación que tiene por objeto a madres y padres que hayan perdido a un hijo o a una hija en cualquier circunstancia. Les agradecería que compartiesen conmigo su experiencia y así en un futuro poder ayudar a otras familias a comprender su situación a través de esta investigación. Si quieres colaborar con tu experiencia puedes mandarla a la siguiente dirección de correo electrónico: antropologa3@hotmail.com Sin duda toda información será anónima salvo que ustedes opinen lo contrario. Sí necesitaría la edad del que narra su experiencia y su sexo. Muchas gracias de antemano por su participación. Jennifer
Responder Reportar contenido como inapropiado
lorena dice:
Valoración:
0
de la noche a la mañana supe lo q era la inconpetencia cervical estuve hospitalizada 1mes para salvar a mi hijo ya de 28 semanas de gestacion pero no fue posible y sin duda es el dolor mas grande q nunca se pasara .Hoy despues de 9meses estoy otra vez enbarazada con mucho temor pero a la vez con mucha fe con esto es como q una nace de nuevo tienes esperanza ganas de vivir por eso mamitas VAMOS Q SE PUEDE NUESTROS ANGELITOS NO NOS QUEREN VER TRITES ELLOS ESTAN MUY BIEN
Responder
sara dice:
Valoración:
0
Yo tuve un parto prematuro a las 30 semanas de embarazo.Salió una niña preciosa llamada Berta,con tan mala pata ke cojió una infeccion y a los 22 dias mi niña se nos fué...Es durísimo superarlo y cada dia pienso en ella.ahora estoy embarazada de 25 semanas y esto me ayuda a seguir adelante a mi y a mi marido,pero tambien estamos muertos de miedo.Mientras escribo estas lineas mi bebé me esta dando pataditas como ayudandome a escribir y a seguir adelante! Creo que nuestra Berta nos mandó a su hermanita Laia para que no la echemos tanto de menos! aunque eso es imposible, ayuda.
Responder
Ingresá la fecha estimada de parto o fecha de nacimiento de tu bebé:
Tu correo electrónico:

Foros

Abuelas 2.0

Un espacio para que las abuelas 2.0 compartan consejos sobre los nietos, la relación con sus hijas o nueras embarazadas y todas esas experiencias que quieran contarles a otras mujeres, madres y abuelas.

Desarrollo integral del sitio: TAP