.

Obesidad infantil: una enfermedad que aumenta y preocupa

 
Página 3 de 4
Fecha de última actualización:12/12/2016

Los pasos a seguir 

La primera persona de referencia ante el exceso de peso es el pediatra, quien normalmente realiza un seguimiento y observa cómo fue evolucionando el crecimiento de un niño. Al mismo tiempo, es importante hacer una consulta con un especialista en nutrición como guía para comenzar a generar buenos hábitos alimentarios.

Siempre es conveniente abordar la obesidad con un equipo interdisciplinario compuesto por pediatras, nutricionistas y psicólogos. En la medida en que se trate en forma integral los distintos aspectos que hacen que el niño llegue al sobrepeso, se obtienen mejores resultados y a más corto plazo.

Es imprescindible que toda la familia se involucre y modifique su rutina alimentaria. Comer en forma saludable se debe tornar un estilo de vida para todos y no algo específico para el niño. De esta manera, se encara el problema desde el punto de vista familiar y no aislando al niño y haciéndolo sentir diferente.

Dieta y tratamiento

A diferencia del tratamiento de un adulto, que se caracteriza por un descenso calórico, con los niños es necesario seleccionar cuidadosamente los alimentos y no ser rígido con las cantidades y medidas, porque se encuentran en edad de crecimiento y requieren de alimentos que, aunque sean energéticos, le proporcionan nutrientes esenciales.

En general, se ofrece a los padres estrategias para conducir la alimentación de los chicos. Los alimentos seleccionados se distribuyen en 4 ó 5 comidas diarias, mientras que los más calóricos se reservan para un consumo eventual como salidas, cumpleaños, ocasiones donde no hay otras opciones.

Como regla básica, las frutas y verduras se pueden manejar con mayor libertad, también los cereales integrales. El grupo lácteo es esencial para los chicos y  también las proteínas que se incorporan a través de las carnes y huevo. El consumo de azúcares y grasas saturadas –fiambres, cremas, golosinas- es lo que hay que limitar.

Es frecuente que los padres sientan temor al pensar que si las dietas comienzan a edades tempranas es más probable que se produzcan trastornos de la conducta alimentaria como la anorexia o bulimia en la adolescencia.

Los especialistas aconsejan que el tema alimentario no debe ser tratado como una dieta que empieza y termina, con premios y castigos donde la comida esté de por medio, sino de la manera más natural posible, como un estilo de vida saludable para el grupo familiar y que, al igual que la actividad física, se tiene que poder sostener en el tiempo.

Algunas pautas saludables


Hay 2 comentarios sobre esta Nota.
gabriela spilere dice:
Valoración:
0
me gusto mucho la nota, muy completa, y sobretodo don PAUTAS, q es lo q a veces nos cuesta....
Responder
Celeste dice:
Valoración:
0
Muy buena nota y me sirve de mucho. Gracias
Responder
Ingresá la fecha estimada de parto o fecha de nacimiento de tu bebé:
Tu correo electrónico:

Foros

Grupo de mamás de adolescentes y pre-adolescentes

S.O.S ¿Tu hijo está entrando en la pubertad y estás llena de dudas? Compartí con otras mamás de adolescentes lo que te preocupa: uso del celular y electrónicos, salidas con amigos, cómo hablar del desarrollo de su cuerpo, límites, etc.

Encuesta

 
¿Qué bebida toman tus hijos habitualmente?

Desarrollo integral del sitio: TAP
Marketing digital by