Ingresá la fecha estimada de parto o fecha de nacimiento de tu bebé:
Tu correo electrónico:

Foros

S.O.S ¿Tu hijo está entrando en la pubertad y estás llena de dudas? Compartí con otras mamás de adolescentes lo que te preocupa: uso del celular y electrónicos, salidas con amigos, cómo hablar del desarrollo de su cuerpo, límites, etc.

Participar
 
¿Tratás de controlar que tu hijo no se compre muchas golosinas en el colegio?

Ver resultados

Ver más

Pijama Party: cómo lograr que la diversión no se transforme en caos

 Ver más notas de este autor | Ver datos
 
Página 1 de 2
Fecha de última actualización:28/01/2014
Pijama party
Invitar amigos a dormir es uno de los planes preferidos de las nenas y adolescentes y puede ser una forma sencilla y económica de festejar un cumpleaños. Ahora, ¿qué pasa con los límites?

Un pijama party es, básicamente, una reunión de amigas que se encuentran a la noche para compartir charlas, música, juegos, películas y tal vez hasta una sesión de belleza. Cargadas de bolsas de dormir, cepillos de dientes y pijamas –o camisones- las chicas se adueñan de la casa para pasar un rato divertido.


¿Cuál es el lugar de los padres entre tantas almohadas y pantuflas?


En primer lugar, los padres son los que dan el permiso para organizar la reunión y, como adultos y dueños de casa, tienen derecho a poner ciertas reglas. Estas normas variarán según el estilo de cada familia y pueden ir desde la libertad total hasta el hecho de no permitir ese tipo de festejo porque no se considera adecuado para la edad, porque no están dispuestos a poner la casa o porque están agotados por el trabajo de la semana y no se sienten capaces de cuidar y acompañar una reunión que dure hasta altas horas de la madrugada o, incluso, toda la noche. Si los padres no están de acuerdo con un pijama party, a la opción de invitar 10 chicas a “no dormir” se puede contraofertar: invitar a dos amigas y se apaga a luz a las 12, por ejemplo.

Otras normas intermedias que se pueden plantear:

  • Un número determinado de invitadas
  • El lugar donde comerán la cena: por ejemplo, no en la cama, sino en el comedor
  • El horario para apagar la luz, aclarando que la idea no es pasar la noche entera en vela.
  • El tipo de actividades a realizar
  • Si se permitirá o no la típica “guerra de almohadas”
  • El horario para levantarse, desayunar y para que pasen a buscar a las invitadas
  • Etc.


En el caso de que la joven anfitriona no esté de acuerdo con alguna de las reglas -por ejemplo, con la imposición de apagar la luz a una hora predeterminada-, lo mejor es explicarle que el permiso para hacer la reunión está, pero con las reglas de la casa, y que si no le convencen es mejor para todos pensar en un festejo alternativo.

Ningún chico “se trauma” por tener que aceptar reglas o por no hacer pijamas parties aunque los demás los hagan. Es más, forma parte de la educación que les brindan los padres el enseñarles a respetar límites.

No tiene comentarios.
¿A qué edad le permitiste hacer el primer Pijama Party a tu hija?

Ver resultados

Ver más