.

¿Cómo ayudar a tu hijo a dejar el chupete?

 

Transcripción

¿Cómo ayudar a nuestro hijo a dejar el chupete? Es un gran tema, porque, así como desde que nace nos empeñamos en que lo agarre y que lo tome, luego cuando es el momento de ayudar a que lo deje, nos cuesta mucho trabajo. Porque la succión, en realidad, es algo muy placentero que los niños realizan incluso dentro de la panza de la mamá. Es un acto de mucho, mucho, mucho placer, por lo tanto es muy difícil dejar de hacerlo, resignar ese placer, postergarlo.

Las mamás y los papás somos quizá los encargados de ayudarlo a que, poco a poco, vaya acotando ese placer que le provoca el succionar el chupete, para poder darle espacio a nuevas experiencias acordes a su edad.

No es recomendable que un niño de 3, 4 años ande por la vida con un chupete en la boca. ¿Por qué? Porque le impide vivir otras experiencias mucho más placenteras quizá que el succionar, que tienen que ver con la comunicación, con el hablar, con el vincularse con los demás. Si tiene el chupete en la boca, difícilmente pueda hablar, o quizá le cueste hablar, o hable a media lengua. Los mismo alimentarse. Por lo tanto, más allá de lo que dicen los odontólogos, que no lo soy pero entiendo que es así, también puede traer dificultades en la deglución y en toda la formación del aparato bucodental.

Nosotros nos vamos a preocupar también por la parte emocional, que es nuestra tarea.

Las mamás que acompañan a su hijo a dejar el chupete, primero tienen que sentir que es una pérdida y que lo va a sufrir tanto el bebé como ella, que ya no es un bebé; quizá ya es un niño de unos 2, 3 años, pero tiene que entender también que este proceso de abandono, de dejar el chupete, es algo que no se da de un día para el otro y que tampoco puede hacerse de un minuto para otro, que hay que ayudar al bebé a prepararse para este momento. ¿Cómo? Anticipándole que ese chupete, quizá, ya no va a salir de la cuna, o de la cama, que sólo lo va a poder usar para dormir, que si va al jardín quizá no lo lleve en la mochila, que tenga que quedar en casa. Si llega hasta el jardín, poder dejarlo adentro de la mochila y no acceder al espacio con sus amigos con él.

Cada familia y cada hijo es diferente, por lo tanto cada mamá verá cuál es la manera de, poco a poco, ir ayudándolo a que vaya dejando ese objeto que, en su momento fue tan valioso y que, poco a poco, tenemos que tratar de que quede a un lado.

Si sentimos que no podemos hacerlo, tenemos que pedir ayuda al papá; quizá el papá también pueda acompañar con ciertos rituales a la noche, cuando el bebé empieza a pedir el chupete, o el niño empieza a pedir el chupete, poder mostrarle que hay otras maneras de estar junto con la mamá: a través de un cuento, una canción, algún objeto como puede ser un osito o una mantita, que reemplace, de alguna forma, ese objeto tan preciado que ocupó tanto tiempo en la historia de ese niño y que lo calmó.

Estos rituales que reemplazan al chupete también pueden calmarlo y acompañarlo a la hora de decirle "chau" transitoriamente a papá y a mamá cuando se van a dormir.

No es fácil, no es sencillo; cuando se toma la decisión en familia lo importante es sostenerla en el tiempo.

Puede haber diversos modos de decirle chau al chupete; quizá habría que preguntarle a ese niño cómo quiere hacer, si dejárselo a algún nene más chiquito que lo necesita, o regalárselo a alguien, o guardarlo en algún lugar en el cajón de los recuerdos para que, cuando sea más grande pueda ver todas las cosas que usó cuando era chiquito y ahora creció, o quizá dárselo a alguna cajera de una juguetería a cambio de un lindo regalo para poder compartir en la cama en lugar de él…

Cada mamá y cada papá irá viendo con su hijo cuál es la mejor estrategia para que forme parte de la historia. No es que hay que hacerlo desaparecer del mundo del niño, sino poder ubicarlo en otro lugar, para que él le pueda dar espacio a nuevos objetos que también le van a dar mucho placer.

Este es el punto: poder estar al lado de él, tratar de darle tiempo para que se olvide de este objeto, se resigne amorosamente y que la familia pueda disfrutar también de esta experiencia por más difícil que sea.

Reportar contenido como inapropiado.
Hay 2 comentarios sobre este Video.
Cata y Male dice:
Valoración:
5
A mis 2 hijas les saque el chupete a los 5 meses,sustituyendolo por el mordillo para ayudarlas con las encías y no fue nada difícil ni traumatico,creo que debe hacerse en edad temprana,no esperar a q el bebe decida o entienda q esta pasando.Cuanto antes mejor.
Responder Reportar contenido como inapropiado
kenoa dice:
Valoración:
4
Les agradeceré si pueden darme consejos para que mi hija de 5 años deje de chuparse el dedo. Ella uso chupete y lo dejo sin inconvenientes, pero cuando llego su prima de España y la vio chuparse el dedo comenzó a hacerlo. He intentado decirle que lastima su boca, sus dientes y su dedo. He tratado de ofrecerle algo a cambio (sesión de mimos, abrazar un muñeco) y nada funciona. Si esta cansada se chupa el dedo. No es constante ni lo usa para dormir, pero es lo suficientemente seguido como para que me preocupe mucho. Desde ya muchas gracias Saludos Julieta
Responder Reportar contenido como inapropiado
Ingresá la fecha estimada de parto o fecha de nacimiento de tu bebé:
Tu correo electrónico:

Foros

Embarazadas - Primer Trimestre

Compartí tus experiencias, dudas, y miedos con otras embarazadas del primer trimestre

Encuesta

 
¿De quién recibiste más apoyo durante tu lactancia?

Desarrollo integral del sitio: TAP
Marketing digital by