Pasar al contenido principal

¿Cómo prepararnos para la lactancia durante el embarazo?

Para prepararse adecuadamente para la lactancia, lo primero es conocer cómo son los propios pezones y pedir al obstetra que los revise, ya que todo pezón puede formarse y cuidarse adecuadamente.

Por la acción de las hormonas el pecho materno, areola y pezón se van preparando sin necesidad de intervención. Sin embargo, hay veces que algunas mamás requieren de algún tipo de cuidado en especial.

Para prepararse adecuadamente para la lactancia, lo primero es conocer cómo son los propios pezones y pedir al obstetra que los revise, ya que todo pezón puede formarse y cuidarse adecuadamente. Además, para el cuidado del pezón se puede recordar la siguiente sigla: "ALAS"

AIRE: Es importante airear los pezones para fortalecer la delicada piel que los recubre.

LUBRICACIÓN: Es necesario mantener el pezón y la areola lubricados, durante el embarazo y luego de cada toma. Podemos utilizar una gota del propio calostro, cualquier tipo de aceite de cocina, o crema de caléndula.

AGUA: Tanto el pezón como la areola están recubiertos por una grasa natural que los mantiene lubricados durante el embarazo. Por eso no es conveniente lavar los pezones con jabón, sino simplemente con agua. No es recomendable utilizar esponjas, cepillos u otro tipo de elementos abrasivos que quiten esta grasa protectora.

SOL: Exponer los pezones al sol, empezando con una toma de cinco minutos diarios ayuda a fortalecer y a elastizar la piel. Es importante que la exposición sea directa (no a través de un vidrio) y que se realice en los horarios de máxima protección y seguridad. 

Preparación para el parto ¿Cómo amamantar?