Skip to main content

¿Dónde debe dormir el recién nacido? ¿Cuna o moisés?

El bebé recién nacido al principio y por algunos meses, suele dormir en un moisés o catre. El moisés debe estar ubicado en el cuarto de los padres, como medida de seguridad. La idea es que al tercer o cuarto mes el bebé pase a la cuna.

Recién salidos de la panza de la mamá, los bebés están acostumbrados al poco lugar, a estar todos apretaditos, es por eso que prefieren dormir en espacios pequeños.

El recién nacido al principio y por algunos meses, suele dormir en un moisés o catre que debe estar ubicado en la habitación de los padres, como medida de seguridad -además de que facilita la alimentación durante la noche-.

 

Características del moisés


Moisés es el nombre genérico que se utiliza para llamar al lugar donde dormirá el recién nacido. Puede ser de mimbre (si es así fijarse que no tenga astillas), puede ser tipo catre, o de variados modelos. Lo importante es que sea seguro y estable.

Puede ser de tamaño medio, ni muy pequeño ni muy amplio, para asegurarse de que sea cómodo y confortable para el bebé.

Para que el moisés sea seguro es importante tener en cuenta:
 

  • Que el colchón sea duro, es decir que al apoyar al niño no se hunda en la parte central (esto sirve para reducir los riesgos de muerte súbita).
  • Que el pie del moisés sea estable, que no se caiga. Si es con rueditas facilitará el traslado del mismo.

 


¿Hasta cuándo el moisés?


El moisés se puede usar hasta el momento que el niño crezca lo suficiente y no tenga espacio; generalmente su uso se limita al tercer o cuarto mes.

Hoy se aconseja que los bebés permanezcan en la habitación de los padres por más tiempo, hasta los 6 meses como mínimo o hasta el año de vida. De esta manera y al estar cerca de la madre, se hace más fácil la lactancia durante la noche, y además hay estudios que observaron que es una manera de disminuir los riesgos de muerte súbita.

Estas son recomendaciones que cada familia deberá evaluar. Hay padres que no pueden dormir por estar muy pendientes del bebé, en cuyo caso se recomienda pasar al bebé a su cuarto antes del tiempo mencionado.

 

Cunas


La cuna también se puede usar desde un principio o cuando el moisés le quede chico al bebé. Generalmente esto sucede alrededor del tercer o cuarto mes, dependiendo del tamaño del bebé y del moisés.

Hay diferentes tipos de cuna:

  • Cuna funcional: tiene las medidas de una cama de una plaza y generalmente incluye un cambiador y una cajonera adosados en un extremo.
  • Cuna simple pequeña. 
  • Cuna grande tamaño 1,40 x 80cm.
  • Cuna de viajes o practicuna.

Para elegir el tipo de cuna primero habrá que evaluar el espacio del cuarto donde dormirá el bebé, para evitar ocupar todo el ambiente.

La cunas funcionales o más grandes le servirán al bebé por más tiempo, ya que al sacarle los barrotes quedan como cama de una plaza.

Las cunas más pequeñas se pueden utilizar si el ambiente no es muy amplio.

Las cunas de viaje o practicunas suelen ser una buena opción cuando el bebé va a la casa de los abuelos o en vacaciones. Hay padres que también las eligen como opción permanente para el cuarto del bebé, en este caso lo ideal es optar por aquellas en las que se puede regular la altura del colchón porque sino es muy bajo.

 

Normas de seguridad en las cunas


Las cunas fabricadas a partir de 1985 deben tener las siguientes normas de seguridad (si se utiliza una cuna fabricada con anterioridad es importante verificar que cumpla con estas normas):

  • La separación de los barrotes debe ser menor a los 6 cm para que no pase la cabeza del bebé.
  • La altura de los barrotes debe ser de aproximadamente 50 cm.
  • No deberá tener puntas salientes.
  • Verificar que la pintura de la cuna no contenga plomo ya que es tóxico. 
  • El colchón debe ser duro. Se debe retirar la envoltura de plástico ya que el niño se puede asfixiar con ella. Se puede colocar un protector de plástico para el colchón, pero hay que asegurarse de que quede bien ajustado a este con un elástico. El colchón debe estar forrado de un material fácil de lavar.
  • Si la cuna tiene diferentes posiciones para colocar el colchón, al principio, cuando el bebé es muy chiquito, se puede utilizar la más alta, pero en la medida que el bebé va aprendiendo a sentarse y luego a pararse es imprescindible bajar la altura para evitar accidentes.
  • No colocar la cuna cerca de una ventana, así se evitarán riesgos innecesarios. 
  • Revisar la cuna periódicamente, para asegurarse que no haya bordes cortantes, clavos ni roturas.
  • Si se cuelga un móvil de la cuna, asegurarse que quede bien fijo y alto, de esta manera el bebé no podrá agarrarlo. Los juguetes de gimnasia y móviles deben retirarse en cuanto el niño aprenda a sentarse ya que se puede lastimar si al tirar de ellos se le caen encima.

Pasaje del moisés a la cuna


Unos días antes de pasar al bebé del moisés a la cuna, podemos hacer una pequeña adaptación. Durante el día podemos dejar al bebé en su futura cuna y ambiente para que de a poco incorpore este nuevo espacio. Si el niño llora o se siente extraño en este lugar, a veces sirve colocarlo dentro del moisés de viaje y éste a su vez dentro de la cuna, de esta manera se sentirá más contenido.

 

Preguntas más usuales 

 

¿Pueden usar almohada?

No se recomienda su uso en niños menores de 2 años.

¿Hay que tapar al bebé?

El niño siempre debe dormir en un ambiente agradable, ni muy frío ni muy caluroso, por lo tanto con una sabanita o a lo sumo con alguna manta liviana. Hay que evitar la sofocación (otro punto de prevención de muerte súbita).

Generalmente los niños se mueven durante la noche por lo que amanecen destapados, esto no les traerá ningún problema.

¿Qué tipo de ropa deben usar para dormir?

La ropa de dormir debe ser cómoda ya que los niños se mueven durante el sueño. Puede ser un pijama de algodón o alguna ropa cómoda y amplia. 

Bebés El sueño del bebé El recien nacido Prevención de accidentes