Pasar al contenido principal

Vuelta al trabajo: ¿Cómo continuar con la lactancia materna?

Lograr un equilibrio entre la crianza del bebé y el trabajo puede ser muy complicado y requiere de mucha organización. Y si queremos seguir amamantando es muy importante prepararnos con tiempo.

La vuelta al trabajo después de tener un bebé es una etapa movilizante para la mamá y para el bebé, y que requiere de organización. En esta nota compartimos dos videos con consejos de Fundalam (Fundación Lactancia y Maternidad) para continuar con la lactancia luego de reincorporarse al trabajo.

 

¿Cómo organizarse antes de volver a trabajar para poder continuar con la lactancia? 

 


Transcripción


¿Cómo hace la mamá para mantener su producción en las horas en las que se va a trabajar? La mamá mantiene su producción cuando sus pechos son estimulados. Como no va a estar con el bebito necesita que se estimule manualmente, con la extracción manual, o con un sacaleche. Entonces lo que nosotros sugerimos es que la mamá mientras esté trabajando se extraiga por lo menos cada tres horas, tres horas y media, y esto va a hacer que se mantenga su producción.

En el trabajo, se tiene que asegurar de que haya una heladera y también de cómo llevar y traer esa leche del trabajo a su casa.

Tiene que tener, por ejemplo, una heladerita con hielos o un simple  envase de helado de telgopor con hielos también y que se tape herméticamente para trasladarlo. En el trabajo guardarlo en la heladera y en un recipiente también hermético, tapado para que no se contamine con los otros alimentos.

En el momento de la extracción, recomendamos que la mamá se pueda llevar fotos de su bebito, o escuchar la voz, hoy que la tecnología nos ayuda como para tener imágenes.

También ropita con olor del bebé. Porque la mamá al recordar a su bebé, pensar en él y tener por ahí contacto sensorial a través de estos recursos, segrega más leche, porque se activa la hormona que se tiene que activar para la producción y le va a facilitar al momento de la extracción.

También que esté relajada, que haga respiraciones profundas, y que se sienta segura de que está tranquila en ese lugar en el que se va a extraer.

Una vez que se extrajo, lo guarda en un recipiente que puede ser: un recipiente plástico con una tapita hermética que esté limpio, seco, esterilizado, un recipiente de vidrio, también con las mismas precauciones, con una tapa hermética.

También hay bolsitas para recolectar la leche. Generalmente las ponemos adentro de otro recipiente más duro para que no se vuelquen, y una vez que ya logramos la medida que necesitamos, la cerramos.

La mamá lo que tiene que buscar en el momento en el que está en el trabajo, es estimular, no perseguirse tanto o presionarse por la cantidad porque lo que va a hacer que produzca leche va a ser la estimulación, o sea que continúe produciendo la leche necesaria.

Una vez que junta la leche en esa extracción, cierra el envase, lo rotula, le pone una etiqueta con la hora y la fecha de la primera extracción del día, lo guarda en la heladera. Si a las tres horas sigue en el trabajo y se vuelve a extraer, lo puede poner en el mismo frasquito pero siempre en la etiqueta va a figurar la hora y la extracción de la primera vez.

Le tiene que quedar bien en claro, para que se quede tranquila y tenga confianza, que lo que se busca no es cantidad de leche extraída. Si saca mucho, buenísimo, pero lo que importa es la estimulación del pecho.

Si salen unas gotitas (algunas veces va a salir más, otras veces menos) esto es indistinto para la producción. Porque la producción depende de que se estimule el pecho. Con 10-15 minutos de ambos lados ya es suficiente.

La extracción tiene que ser sin dolor, y se hace brevemente. Se puede hacer o manualmente o con un sacaleche. Hay diferentes tipos de sacaleches. Este (demostración en video), por ejemplo, se llama “sistema gatillo”.

Se hace así (demostración en video): la mamá se lo pone en el pecho y se va extrayendo suavemente y rítmicamente. No tiene que doler la extracción.

Una vez que logró cumplir con el tiempo, 5-10 minutos de cada lado, ya con esto es suficiente.

Hay sacaleches que tienen diferentes graduaciones. Nosotros recomendamos siempre ponerlos en el mínimo para que no llegue a lastimar. Y no excederse en la estimulación porque también puede lastimar areola y pezón.

Si ustedes quieren también pueden recurrir a la guardia de Fundalam. ¿Por qué les sugiero esto? Porque en la guardia de Fundalam hay diferentes tipos de sacaleches y el sacaleche es como la horma del zapato, a cada mamá le va uno diferente. Por ahí el que la va a una, no le va cómodo a la otra, entonces ahí, en la guardia, pueden probar y después ir y comprarse el más adecuado a sus necesidades.

La guardia de Fundalam funciona todos los días, de lunes a viernes de 9 a 16:30 y los sábados de 10 a 15:30-16 horas.

Es una guardia sin turnos y pueden ir con sus bebitos y evacuar dudas. También hay charlas para embarazadas, para esto se tienen que anotar, y para destete. Estas charlas están pautadas, así que cuando quieren se comunican con Fundalam y van a poder concurrir.

Parto y Lactancia Bebés Crianza, familia y educación Lactancia y trabajo Videos Videos de lactancia

Contenidos Relacionados