Pasar al contenido principal

Cómo prevenir accidentes en el primer año de vida

Más de la mitad de los accidentes ocurren en el propio hogar. Te contamos cómo prevenirlos y crear un ambiente seguro para tu bebé.

¿Por qué puede accidentarse un bebé?

 

  • Por las condiciones de riesgo del medio que lo rodea.
  • Por los descuidos o la ausencia de los adultos.
  • Por que está indefenso y no puede cuidarse ni protegerse solo.

 

¿Cuáles son los accidentes más frecuentes?

 

  • Accidentes de tránsito y de transporte
  • Caídas
  • Quemaduras y electrocución
  • Asfixias, ahogamiento y atragantamiento
  • Intoxicaciones
  • Heridas

 

Más de la mitad de lo accidentes ocurren en el propio hogar


En general las casas no se diseñan ni construyen pensando en las necesidades y en el cuidado de los niños. Por eso, es prioritario organizarlas y adaptarlas, todo lo posible, para crear ambientes seguros y para evitar la exposición a los riesgos.

No subestimar los riesgos, pensar que el bebé puede tener un accidente y tomar todas las medidas de prevención necesarias para evitarlo es clave.

Cuidar al bebé de asfixia, ahogamiento y atragantamiento

 

  • Un bebé pequeño debe alimentarse en brazos de su madre o de otro adulto.
  • Cuando coma, no dejarlo solo.
  • No ofrecerle caramelos ni trozos de alimentos para "que se entretenga".
  • No introducir comida en su boca cuando llora o está excitado.
  • Evitar que juegue con objetos pequeños, de 5 cm o más chicos, (botones, maníes, bolitas, monedas, pilas pequeñas, juguetes con piezas desarmables pequeñas).
  • Evitar que juegue con bolsas de nylon.
  • No ponerle cadenitas, pulseras, medallas, aritos, hebillas.
  • Acostarlo a dormir siempre boca arriba, en colchón o superficie firmes y con la cabeza descubierta.
  • Los juguetes colgantes no deben tener cuerdas que superen los 22 cm.
  • No dejarlo solo cuando se baña ni un segundo, puede ahogarse con apenas 10 cm de agua.
  • Nunca hay que dejarlo jugar a orillas de estanques, arroyos, charcos, zanjones o canales de riego.
  • Las piletas de natación deben ser cercadas con un vallado de más de 1.30 metros de altura.


Cuidar al bebé de los accidentes de tránsito y transporte

 

  • En el auto el bebé debe viajar en la parte trasera y sujeto en asientos de seguridad, no debe ser llevado en brazos.
  • Es muy riesgoso transportarlo en bicicletas, motos, cajas de camionetas o camiones, vehículos descubiertos o sobre animales.
  • Si van a navegar, cumplir rigurosamente con todas las normas de seguridad y siempre llevar puesto el salvavidas reglamentario.
  • Respetar y hacer respetar las normas de tránsito como peatón, en el vehículo y en el transporte público.
  • En la vía pública, antes de cruzar la calle esperar sobre el cordón la señal del semáforo.
  • No anteponer el cochecito al tráfico

 

Cuidar al bebé de las caídas

 

  • Al tener al bebé en brazos, caminar sin prisa y con cuidado y evitar hacerlo por lugares muy irregulares o con muchos obstáculos.
  • Nunca dejarlo solo en un sitio alto ( mesa, mesada, cama, cochecito, sillas, sillones, camillas ), ni dormido ni despierto, tampoco en un asiento para bebés
  • Escaleras: colocar puertitas protectoras.
  • Ventanas y balcones: colocar protecciones, impedir que se asome, colocar la cuna lejos de ellos.
  • No permitir que el bebé sea alzado por otros niños o hermanos, en ausencia de una persona mayor.
  • Las cunas deben ser estables y la altura de los barrotes mayor de 60 cm.
  • No utilizar andadores.
  • Los pisos no deben ser resbalosos (mantenerlos secos y no utilizar ceras).
  • Una manta sobre el piso, o simplemente un piso limpio, es el lugar más seguro.

    

Cuidar al bebé de quemaduras y de electrocución

 

  • No cocinar ni encender fuego con el bebé en brazos o cerca.
  • No transportar ni manipular elementos calientes con el bebé en brazos o por sobre el cuerpo de él.
  • Cocinar en las hornallas de atrás y orientar los mangos de ollas y sartenes hacia adentro.
  • Usar protectores de fuentes de calor (estufas, hornos) y mantenerlo alejado de ahí.
  • No dejar la puerta del horno abierta para "calentar el ambiente".
  • Dejar fuera del alcance del bebé planchas, lámparas encendidas.
  • No dejar fósforos ni encendedores a su alcance.
  • No dejar velas encendidas en una habitación sin nadie o cuando se van de la casa. Si se usan, ubicarlas en lugares inalcanzables para el bebé y asegurarse que no se caigan, porque pueden provocar rápidamente un incendio.
  • Evitar usar manteles de los que el bebé pueda tironear y echarse encima líquidos y alimentos calientes.
  • Probar la temperatura del agua con el codo antes del baño.
  • Al calentar su comida en el microondas, mezclarla bien y probarla antes.
  • No fumar cerca del bebé.
  • Alejarlo de cualquier elemento de pirotecnia y del lugar donde se está usando.
  • Revisar periódicamente la instalación eléctrica y el correcto funcionamiento de los enchufes y aparatos eléctricos. Al detectar problemas, repararlos enseguida.
  • Instalar disyuntor de corriente.
  • Tapar los tomacorrientes.
  • No hacer uso de aparatos eléctricos con el bebé en brazos.
  • No dejar alargues enchufados en el piso o al alcance del bebé.
  • Cumplir con todas las normas de seguridad en las instalaciones de gas y luz.
  • No exponer al bebé al sol sin ropa o sin protección si ya tiene edad para utilizarla.

 

Cuidar al bebé de las intoxicaciones

 

  • No administrar remedios por cuenta propia sin indicación del pediatra, ni ofrecerle té de yuyos u otras "medicinas" caseras.
  • Mantener fuera de su alcance los productos tóxicos: medicamentos, venenos, productos de limpieza, solventes, pinturas, cosméticos, tinturas, productos de uso industrial, etc.; guardarlos en lugares seguros y bien rotulados. No sustituir sus envases originales por otros de uso cotidiano o de bebidas y comidas.
  • No ofrecerle al bebé cajas vacías de remedios para que juegue.
  • No aplicar venenos o sustancias tóxicas en los lugares donde suele estar o jugar el bebé.
  • Si se utilizan estas sustancias, hacerlo con guantes de protección y no tocar al bebé ni preparar sus alimentos antes de un riguroso lavado de sus manos.
  • Averiguar sobre la posible toxicidad de los productos y materiales que se van a utilizar en las reparaciones o construcción de la casa.
  • No vestirlo con ropas o calzados que destiñan. Utilizar preferentemente colores claros o blanco.
  • No aplicarle perfumes, lociones, talcos u otros productos cosméticos sobre su piel, no los necesita y pueden ser tóxicos.
  • No usar braseros como calefacción o usarlos con extremo cuidado: ventilar permanentemente y apagarlos fuera de la casa antes de dormir.
  • Mantener bien ventilada la casa al usar calefactores u otros artefactos a gas y revisar periódicamente su correcto funcionamiento.
  • Si se detecta olor a gas, cerrar la llave de paso, buscar y reparar inmediatamente la pérdida.
  • No fumar en la casa.
  • No dejar motores a explosión (autos, motos) encendidos dentro de la casa (garage, patio cerrado).

Cuidar al bebé de las heridas y otras lesiones

 

  • Mantener fuera de su alcance objetos filosos, cortantes y punzantes, objetos de vidrio, sifones, espejos y herramientas.
  • Mantenerlo alejado de los lugares donde se trabaja con máquinas o con elementos pesados.
  • Mantenerlo alejado de todo tipo de maquinarias, motores, ventiladores, cortadoras de césped.
  • Evitar que juegue o esté en contacto con animales.
  • Mantener cerradas o abiertas con trabas las puertas y aberturas.
  • Fijar a la pared las bibliotecas y asegurar la estabilidad de todos los muebles.
  • Tapar o rellenar agujeros y pozos, corregir desniveles.
  • Sujetar los corchos al destapar bebidas espumantes.
  • Los ángulos de los muebles no deben estar obstaculizando el paso.
  • No manipular sustancias explosivas o combustibles en la casa o con el bebé cerca.
  • No dejar armas de fuego al alcance o a la vista del bebé o de otros niños.
  • Evitar las plantas venenosas, irritantes o espinosas.
  • No dejarlo jugando o dormido en el jardín u otros sitios expuesto a insectos, víboras, escorpiones y otras alimañas.
  • Impedir que los hermanos u otros niños jueguen con dardos, flechas con puntas, pistolas con proyectiles y hondas.
  • Mantener ocultas e inalcanzables las trampas de caza.


Los accidentes pueden evitarse, no ocurren por una fatalidad.


Bebés Prevención de accidentes