Pasar al contenido principal

Características del bebé: 1 año y 4 meses (16 meses)

Características del bebé: 1 año y 4 meses (16 meses) ¿Cuáles son las habilidades características de esta etapa?

◄ El bebé de 15 meses El bebé de 17 meses ►

En tan solo unos segundos tu bebé es capaz de hacer lo inimaginable... Desde intentar acercar una silla y treparse a un mueble, hasta entrar al baño y abrir las canillas o meter las manos en el inodoro.

¿No te pasa que estás todo el tiempo detrás de él? ¡Tranquila! Todo esto es totalmente normal. Tu hijo está explorando y descubriendo un nuevo mundo. Ahora tratará de alcanzar aquellos objetos que le interesan y le llaman la atención, de sentarse en el sillón, de subirse a la cama y de agarrar ese tenedor que dejaste al borde de la mesa. Por eso es importante que otra vez revises que en tu casa los ambientes sean seguro para él.

De todas maneras, si bien es importante que comprenda lo que no debe tocar ni hacer, demostrándole firmeza (sin gritar) y siendo consistente, es decir, evitando los mensajes confusos o contradictorios, habrá situaciones en las que, mientras no corra peligro su seguridad, lo mejor será relajarse para no estar diciendo que “no” o batallando todo el día.

Televisión, ¿sí o no? Según la Sociedad Argentina de Pediatría, los niños hasta los dos años no deben mirar televisión, y en esta indicación se pueden incluir todo tipo de pantallas (tablet, celular, computadora, etc.). De todas maneras, esto no significa que les pasará algo malo si los ponemos ante la tele o la computadora un rato, sobre todo cuando nos urge que se entretengan por unos minutos. Ahora, si utilizamos la tele como un recurso continuamente, estaremos ante un problema, porque las pantallas no suplantan las relaciones con el otro, los juegos con mamá y papá, las miradas o las charlas.

¿Es una alergia o una eruptiva? Frente a la aparición de manchitas y/o granitos en los chicos, es normal dudar de si se trata de una alergia o de una enfermedad eruptiva. Para tener una idea, en las enfermedades eruptivas, la erupción va apareciendo progresivamente (primero en un lugar, luego en otro) a lo largo de las horas o de los días, en cambio, en una alergia aparece casi siempre de repente y se intensifica con el abrigo o después de bañarse, da mucha picazón, y mejora con medicación antialérgica. En cualquiera de los casos, es importante consultar con el pediatra para saber de qué se trata.

A esta edad ya van conociendo las partes del cuerpo. Si mientras lo cambiás o lo bañas notás que se toca sus genitales, no te alarmes ni lo inhibas porque es parte de su exploración corporal. Es normal y lo mejor es tomarlo con naturalidad.

Sueño: Entre los 15 y los 18 meses es probable que comience a necesitar solo una siesta al día, por la tarde. Puede pasar que, al principio, esta siesta se alargue un poco, por eso hay que tratar de no acostarlo muy tarde para que no se “pegue” con la hora de dormir a la noche. Como todo, tal vez convenga probar qué funciona mejor si la siesta se alarga: despertarlo, dejarlo dormir hasta que se despierte solo y acostarlo un poco más tarde por la noche, que haga la siesta más temprano, etc.

Cada niño tiene sus ritmos y habrá que averiguar cuál es el de tu hijo, porque mientras algunos niños se despiertan más temprano por las mañanas y con una siesta de una o dos horas están bien, otros necesitan más tiempo de sueño en el día y si no lo tienen, están más molestos y duermen peor por las noches, aunque uno piense que debería ser al revés.

Alimentación: ¿Puede tomar infusiones? Si bien es común observar en nuestra cultura que a los niños se les ofrece mate, té o café -solos o mezclados con leche-, estas bebidas no son aptas para los más pequeños. Aunque se les suele adjudicar algún efecto beneficioso para la salud o para el bienestar (como tener algo "calentito" en el estómago, darle color a la leche o mejorar su sabor, tratar la indigestión, diarrea, etc.), lejos de aportar algún beneficio pueden ser perjudiciales para los más chicos por las sustancias que contienen.

Por eso, la leche que tome no debe ser reemplazada por ninguna de estas infusiones y, si tiene sed, el agua es lo mejor para saciarla.

¿A qué jugamos?

Botella divertida: A los bebés de esta edad les encanta poner y sacar objetos de distintos recipientes, por eso, te proponemos este juego que seguro le va a gustar: lavá y secá bien un botellón grande de agua (3 litros o más). En uno de los lados hacé un agujero de unos 10 x 10 cm –aproximadamente-, como para que entre la mano de tu bebé. Cubrí con cinta de embalar o cinta aisladora el contorno del agujero para suavizar los bordes y que no queden filosos. Para darle un toque de color, podés decorar la botella con goma eva.

Por otro lado, armá pelotitas con hojas de revistas y cubrilas con cinta adhesiva. Asegurate que sean de un tamaño  pequeño para que pasen por la boca de la botella…y ¡listo! A tu hijo le encantará poner las pelotitas por el pico de la botella y sacarlas por el agujero del costado.

¡A pintarse!: Comprá pintura para el cuerpo (no tóxica) de distintos colores y llená la bañera a una altura que tu bebé pueda permanecer sentado con sus brazos y pancita fuera del agua. Una vez en la bañera, pintá un pequeño círculo en su brazo y después borralo con agua, animalo a que haga lo mismo; luego, pintá otro circulito de un color distinto, pero esta vez en su panza, y así sucesivamente en su otro brazo, en sus manos, etc. Mientras, podés ir señalándole las partes del cuerpo. ¡Verás cómo le divierte estar pintado!

Mamá: En la maternidad hay momentos desbordantes, y a medida que nuestro bebé va creciendo, las cosas pueden ponerse más difíciles. Es importante conocer nuestro límite de tolerancia y anticiparnos, es decir, cuando ya estamos agotadas de poner límites y sabemos que nuestra próxima reacción será, por ejemplo, un grito, debemos recurrir a nuestra pareja o a otro adulto que esté más sereno (y menos cansado). Irnos un ratito a otra habitación a distraernos un poco y relajarnos mientras otra persona cuida a nuestro bebé hará la diferencia y evitará que “estallemos”. 

Esta nota es una guía que describe de manera generalizada el desarrollo del bebé en esta etapa por lo tanto no debe ser tomada como única referencia para evaluar su crecimiento. El pediatra de tu hijo es quien debe hacer este seguimiento periódicamente y cualquier duda que tengas siempre recurrí al él.

Para recibir  información detallada sobre las características de tu bebé, Registrate en forma gratuita  y recibirás un email mes a mes con todo lo que necesitás saber sobre su desarrollo.

Bebés Crianza, familia y educación El sueño del bebé Estimulación temprana y desarrollo Nutrición del bebé Salud del Bebé El papá y el bebé