Skip to main content

Cómo elegir la cuna ideal

¿Qué cuna es la mejor para nuestro bebé? ¿Qué tipos de cuna existen? ¿Qué debemos tener en cuenta antes de elegirla?

Cuando recién salen de la panza de su mamá, los bebés necesitan sentirse contenidos y “apretaditos” como cuando estaban ahí dentro. Por eso, durante los primeros meses, el moisés o catre suele ser la mejor opción para que duerman. Pero, a partir del tercer o cuarto mes, cuando ya son más grandes y necesitan más espacio, la cuna es lo ideal.

¿Qué cuna conviene elegir? ¿Cuál es la cuna ideal para el bebé? ¿Cómo elegir una cuna segura?

Te contamos qué tipos de cunas existen, cuáles son sus funcionalidades y cómo cuidar al bebé al comprarla:

Tipos de cunas


Dentro de los modelos antiguos, modernos, en colores, con apliques, etc. podemos encontrar distintos tipos de cuna: 

Cuna clásica: Con barrotes, esta cuna es la clásica opción para el cuarto del bebé y que él usará hasta aproximadamente los 2 años (o antes), cuando pase a una cama.  Algunos modelos vienen con la opción de dos niveles, para colocar el colchón más alto cuando el bebé es más pequeño.


cuna clasicaCuna clásica. Imagen: Muebles + chicos

 

Cunas convertibles y funcionales: Estas cunas tienen la opción de barandas desmontables para usarlas en un futuro como camas.  Además del espacio para que el bebé duerma, las funcionales cuentan con cajoneras y/o estantes en uno de sus extremos que también son desmontables, para poder usarlos cuando la cuna se convierta en cama y algunas incluyen un cambiador desmontable arriba de los cajones. Lo bueno de estas cunas es que no hace falta comprar una cama cuando el niño la necesite, aunque suelen ser más costosas que las cunas clásicas y simples. En estos casos, también pueden contar con dos niveles para subir el colchón en los primeros meses del bebé.

cuna convertibleCuna funcional. Imagen: Muebles + chicos

 

Practicuna: Estas cunas son muy útiles para trasladarse de un lugar al otro y contar con un espacio cómodo y seguro donde el bebé pueda dormir o jugar. Son plegables, livianas y guardadas suelen ocupar muy poco espacio. Algunas vienen además con cambiador desmontable, luz de noche y otros accesorios y con la opción de dos niveles para elevar el colchón. Aunque no es la clásica cuna de madera y barrotes para el cuarto del bebé, es una excelente opción para los viajes o para cuando el bebé se queda en la casa de los abuelos.

Un aspecto a tener en cuenta antes de elegirla es que algunas marcas ofrecen una base mullida, aunque lo suficientemente firme para la seguridad del bebé al dormir, y otras solo tienen una base dura, siendo más indicadas para pequeñas siestas o para que el bebé permanezca allí un rato, tipo corralito.

Practicuna
Practicuna. Imagen: Baby Company

 

Cunas colecho o “sidecar”: Son cunas de solo tres lados que se acoplan y se adaptan a la altura de la cama de manera que el bebé quede acostado al lado de sus padres, pero en un espacio propio. Este tipo de cunas suelen venir con una baranda desmontable para transformarla en una cuna estándar.


(Como estas cunas son relativamente nuevas, no existen estándares de seguridad establecidos para su utilización. Ante cualquier duda, lo mejor es charlar con el pediatra sobre esta opción y si la van a comprar controlar que quede bien ajustada a la cama, de manera que no se corra poniendo en peligro al bebé).

Cuna colechoCuna colecho

 

Medidas de seguridad


Para evaluar la seguridad de la cuna, hay ciertos aspectos en los que es importante detenerse:

  • Recorrer con los dedos la cuna para verificar que no tenga astillas, puntas agudas o aristas filosas. Los ángulos de la cuna deber ser redondeados.
  • Controlar que la base sobre la que se sostiene la cuna sea segura y estable (sin ruedas).
  • Verificar que la pintura de la cuna no contenga plomo, ya que es tóxico. 
  • La distancia entre los barrotes laterales debe ser de menos de 6 cm de manera que la cabeza del bebé no pase entre ellos. 
  • La altura de la baranda debe ser igual a la de un bebé parado sobre el colchón (60 cm).
  • Si las barandas laterales no son fijas, su mecanismo de ascenso y descenso debe ser tal que solo pueda operarlo un adulto y no pueda usarlo el niño. (En 2010 las cunas con barandas móviles fueron prohibidas en los Estados Unidos por no ser seguras, en la Argentina en particular no existe una regulación al respecto, por eso, lo mejor es evaluar junto al fabricante la seguridad de este sistema, cómo funciona y probarlo bien en caso de comprar una cuna que lo tenga).
  • Evitar aquellas cunas que tengan terminaciones decorativas en las que el bebé pueda enganchar su manito o terminaciones en punta o sobresalientes que puedan romperse o resultar peligrosas para el niño. 
  • Las sogas o hilos de los juguetes colgantes (móviles, cajas de música, etc.) pueden producir lesiones e incluso autoestrangulamiento, por eso, es muy importante evitar estos elementos cerca del bebé, sin la supervisión de un adulto. 
  • El colchón debe ser confortable pero firme (no demasiado blando) y de un tamaño exacto a la medida del rectángulo que ocupa. No debe pasar la mano de un bebé entre este y la superficie de la cuna.
  • Si la cuna tiene diferentes posiciones para colocar el colchón, tener en cuenta que la posición más alta es solo para los primeros meses, cuando el bebé es muy chiquito y no se mueve tanto. Ya cuando el bebé va aprendiendo a incorporarse, es importante poner el colchón bajo, para evitar que se tire de la cuna.
  • No colocar la cuna cerca de una ventana, de una estufa o al alcance de corrientes de aire o de luz solar directa para evitar riesgos o molestias para el bebé.  También controlar que la cuna esté lejos de cortinas, persianas, y cualquier otro elemento en el que el bebé pueda enredarse. 
  • Revisar la cuna periódicamente para asegurarse de que no haya bordes cortantes, clavos ni roturas.
  • Evitar juguetes, peluches, almohadones, acolchados grandes o cualquier “extra” en la cuna, porque el bebé puede asfixiarse con ellos mientras duerme o puede utilizarlos para trepar y tirarse de la cuna. 
  • Chichoneras: La Academia Americana de Pediatría (AAP) y la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) no las recomiendan basándose en que la mayoría de estos complementos (que suelen venderse junto con las sábanas y el acolchado de la cuna) reducen la circulación de aire en la cuna y esto aumentaría el riesgo de asfixia y de muerte súbita.

¿Dónde comprar la cuna?

Embarazo Bebés El sueño del bebé Listas útiles