Pasar al contenido principal

Consejos clave para padres sobre el uso de Internet

El acceso a Internet es muy beneficioso ya que permite, con el asesoramiento de un mayor, el desarrollo cognitivo a través de la información que provee. Sin embargo, puede resultar peligroso si no es controlado por los padres.

Fomentar el diálogo y la confianza entre padres e hijos es una de las claves principales para evitar situaciones indeseadas. Si bien se puede optar por colocar programas de control parental en la computadora, vigilar el uso de la misma en la casa sin pensar que el riesgo fuera del hogar es aún mayor, y sin tener en cuenta que el acceso a Internet también es posible a través de celulares y equipos portátiles, es un error. Por eso hay que tener en cuenta ciertos puntos a la hora de permitirle a un niño la utilización de Internet:  

  • Hacer hincapié en la importancia de  evitar que los chicos se identifiquen con datos que revelen su edad o que hagan referencia a otros aspectos personales.
  • Los riesgos que supone Internet deben ser temas de conversación entre padres e hijos y también algunos datos como con quién chatean, con quién se mandan e-mails, sobre qué hablan y qué comparten (documentos, fotos, videos, etcétera)
  • Decirles a los chicos que no creen una cuenta de correo, no se bajen una aplicación o juego ni se incorporen a una red social antes de consultarlo con papá o mamá.
  • La computadora debe colocarse en un sector de la casa común a todos los integrantes de la familia, de manera que cada uno pueda ver lo que está pasando en la pantalla.
  • La utilización de la computadora debe permitirse sólo cuando los padres o un mayor responsable y de confianza están en la casa y por un tiempo determinado.
  • Aprender a usar las nuevas tecnologías es necesario para poder acompañar y, de ser necesario, ayudar a los hijos y a su vez participar en los juegos que les ofrece la web.
  • Además de supervisar las páginas en las que ingresan los chicos y de guiarlos mientras utilizan los buscadores, hay que explicarles que no deben hacer clic en ninguna publicidad ni pantalla extraña que aparezca mientras navegan.
  • Enseñarles a los chicos a chequear las fuentes y a leer bien los contenidos antes de usarlos para alguna tarea. Además ellos deben saber que es probable que Wikipedia contenga errores ya que es una enciclopedia libre y puede ser editada por cualquier persona. 
  • En el caso de los juegos en línea se recomienda leer con atención el nivel de clasificación para saber a qué edad apunta, las cláusulas de privacidad, las condiciones de uso y los códigos de conducta de cada sitio.

  • Controlar la utilización de las cámaras web verificando los contactos con los que el chico la habilita y dentro de lo posible reducir su uso ya que puede provocar situaciones indeseadas.
  • Explicarle a los chicos que no deben aceptar bajo ninguna circunstancia invitaciones de amistad y mails de destinatarios desconocidos
  • Sumar a todas las medidas de prevención la utilización de programas de control parental o filtros para controlar los sitios a los que se ingresa y su contenido.
    • También hay que tener en cuenta que las redes sociales como Facebook si bien incentivan las relaciones y ayudan a compartir vivencias con seres queridos, sobre todo con los que están lejos, conllevan ciertos riesgos que es posible evitar si se toman recaudos:
  • Es conveniente y de gran ayuda organizar los contactos por grupos de manera que a la hora de publicar  información no llegue a quienes no corresponde e incentivar a los chicos a que también lo hagan. Para esto basta dividirlos  por familiares, amigos, contactos laborales, entre otros.
  • No hay que olvidar que Facebook, Twitter u otras redes sociales y blogs, si bien pueden ser muy útiles para compartir vivencias e informar, también pueden hacer llegar lo subido a manos indeseadas. Por eso hay que ser cauto y responsable con lo que se muestra, no abrir material  sospechoso e impartirle estas precauciones a los chicos.
  • Además es importante que los niños sepan que no deben publicar datos personales como teléfonos y direcciones ni tampoco enviarlos a través del chat, porque esta  información se disemina y es muy difícil controlar su destino. Lo mismo sucede con las fotos y videos que se suben a la web, por eso es indispensable que el material publicado sea controlado por los padres.
  • Considerar que la edad mínima para abrir una cuenta de Facebook es de 13 años, no pasar por arriba este dato. Y en caso de que el niño ya tenga una cuenta, abrirse una propia para "ser amigos" en FB y de esta manera hacer "acto de presencia" pudiendo ver lo que él y otras personas suben a su perfil y demostrando la atención de un adulto.

Internet puede convertirse en una gran aliada a través de la cual se puede jugar, aprender y compartir valiosas experiencias con los chicos. Sólo basta con tomar todas las precauciones necesarias.  

Niños Adolescentes Tecnología y familia Tecnología