Pasar al contenido principal

¿Cuándo comenzará a notarse la panza? ¿Su forma dependerá de si es varón o nena?

La ansiedad porque comience a notarse la panza muchas veces puede llevar a que la futura mamá se preocupe si tarda en salir. Sin embargo, el tamaño no es razón para preocuparse, al menos en un principio.

La ansiedad porque empiece a notarse la panza es tan grande que a veces, si tarda un poco más de lo esperado, puede ser motivo de preocupación para la embarazada. Sin embargo, mientras el médico determine que el embarazo está evolucionando bien, el tamaño de la panza no tiene por qué ser un problema.

Lo más normal es que a las primerizas la panza se les note más tarde porque los músculos no se han estirados debido a un embarazo anterior. Otro factor que puede influir es la contextura de la mujer, porque a las más altas o de torsos largos puede que tarde más en notárseles la panza o que tengan una pancita más chica en comparación a otras mujeres de contextura más pequeña, debido a que tienen más espacio vertical para el bebé. La cantidad de líquido amniótico es otro de los factores que determinan el tamaño de la panza, pero ya en un embarazo más avanzado.

En el primer trimestre, la ecografía suele ser el principal método para determinar si el embarazo está avanzando bien y no la apariencia de la futura mamá. Recién hacia la semana 20, el médico tendrá en cuenta el tamaño de la panza a través de la medición del fondo uterino (la distancia entre el hueso púbico y la parte superior de tu útero), para estimar el tamaño del bebé, el índice de crecimiento y su posición. Y si nota que es más pequeña o más grande de lo normal, indicará estudios para determinar si hay alguna razón que deba tratarse o simplemente si tiene que ver con causas que no requieren tratamiento alguno.

Es decir que mientras el médico determine que todo está evolucionando bien, no hay que preocuparse si la panza no crece o crece mucho y tener paciencia. Cada panza, al igual que cada mujer, es única y perfecta.

 

¿El sexo del bebé determina la forma de la panza?


Desde que empieza a notarse la panza, familiares, amigos y hasta desconocidos tratan de adivinar el sexo del bebé con teorías  como “si la panza está en punta, es varón”, “si la panza es más redonda, es nena”, etc. Sin embargo, no hay pruebas científicas de que el sexo del bebé determine la forma de la panza, sino que hay otros factores que influyen:

  • Tono muscular: la flacidez muscular es un factor determinante de la forma y el tamaño de la panza. Esto suele hacer que los segundos embarazos sean más “voluminosos” y la panza comience a notarse antes.
  • Anchura de la pelvis: la constitución pélvica de la futura mamá también es significativa. En pelvis más estrechas, el bebé tiende a encajarse menos, lo que lleva aparejado una panza más “alta” y mayor volumen.
  • Posición fetal: la posición del bebé en el útero también es un factor determinante. Si el bebé está con la espalda pegada a la columna de la madre y las piernas hacia delante, la panza puede tener un aspecto un poco más en punta.
  • Peso previo al embarazo: más allá de la evolución del embarazo y la edad gestacional, el peso previo de la madre y la cantidad de kilos que engorde en el embarazo determinará una panza más abultada o no.

 


Asesoró: Dra. Martina Carro, gineco-obstetra
especialista en reproducción

Embarazo Desarrollo fetal Mujer, pareja y familia