Pasar al contenido principal

Edemas o hinchazón en el embarazo

Una de las molestias más frecuentes en un embarazo avanzado son los edemas o hinchazón de tobillos y piernas. Las causas de estos edemas suelen ser la retención de líquidos y la presión que ejerce el útero sobre las venas de los miembros inferiores.

Los edemas suelen ser muy comunes durante el último trimestre de embarazo. La hinchazón de algunas partes del cuerpo como piernas y tobillos, más evidente al final de un largo día, se debe a la retención de sodio, vinculada con los cambios hormonales durante esta etapa, y a la presión que el útero ya grande ejerce sobre la vena cava (una de las principales venas del cuerpo que traslada la sangre desde los miembros inferiores hasta el corazón) y sobre las venas ubicadas en la zona de la pelvis.

La hinchazón leve de pies, piernas y manos por lo general no representa un problema y desaparece luego del parto, a medida que se elimina el líquido retenido y se descomprime la zona pélvica.

Para evitar las molestias y reducir la hinchazón, hay algunos hábitos que pueden ayudar:

  • Mantener las piernas elevadas: en el trabajo, por ejemplo, se puede aprovechar algún banquito para apoyar las piernas extendidas y en casa colocarse boca arriba con las piernas encima de un almohadón alto. De esta manera, la circulación de la sangre mejora disminuyendo así los edemas.
  • Acostarse sobre el lado izquierdo del cuerpo ayuda a descomprimir la vena cava que se encuentra en el lado derecho.
  • Estar mucho tiempo sentada o parada y cruzar las piernas afecta a la circulación. Por eso, lo mejor es descansar de estas posturas dedicando cada una hora unos minutos para caminar y mantener siempre que se pueda las piernas estiradas.
  • Evitar las prendas ajustadas, ya sea pantalones, remeras, medias, ropa interior y todo lo que pueda ejercer una presión sobre el cuerpo y optar por ropa holgada y calzado cómodo.
  • Dejar de lado la comida muy pesada, como las frituras o la llamada comida “chatarra” y elegir menús livianos que incluyan mucha agua.
  • Hacer actividad física siempre es beneficioso para el bienestar general del cuerpo. Durante el embarazo, actividades aeróbicas de bajo impacto y caminatas largas son las más recomendadas.


Si bien los edemas no son para preocuparse, hay que estar atenta y consultar al médico si la hinchazón es visible en la cara, sobre todo en los párpados, es excesiva en las manos y se prolonga durante todo el día o aparece bruscamente en los tobillos y pies. También si se asocia a dolores de cabeza o a tensión arterial alta porque estos síntomas pueden ser señal de hipertensión arterial o preeclampsia, por eso la consulta inmediata es fundamental.

Asesoró: Lic. Gabriela Trentini, obstétrica

Embarazo Salud Salud en el Embarazo