Pasar al contenido principal

El bebé prematuro es diferente

El recién nacido prematuro debe adaptarse a la vida extrauterina para la cual no estaba preparado. ¿Cómo ayudar y estimular al bebé prematuro?

En el último trimestre del embarazo se completan en el bebé los procesos de crecimiento en áreas que involucran el control muscular, la coordinación de movimiento y equilibrio.

De ello dependen las respuestas a estímulos sensoriales, como luz y sonido, y el mantener un adecuado equilibrio metabólico.

El recién nacido prematuro debe adaptarse a la vida extrauterina para la cual no estaba preparado.

La conducta inicial de los bebés prematuros esta relacionada con una continua inestabilidad, visualizada en el cambio de la frecuencia cardíaca, respiratoria, en el nivel de oxigenación, de su presión arterial, el color de su piel.Por lo tanto hay que favorecer la organización, desarrollo, de esas áreas que le faltan madurar.

Hay una teoría actualmente que describe cómo se organiza un bebé prematuro:

cuando el niño alcanza el equilibrio fisiológico (como la respiración, el ritmo cardíaco, cambios de color en la piel, digestión, evacuaciones) posibilita el control motor (es decir la postura, los movimientos, el tono muscular) y de los estados de conciencia (despierto- dormido) en los que se inicia la interacción (por ejemplo mirar fijamente los rostros u objetos, prestar atención) y la respuesta social.

Investigaciones han demostrado que con pequeñas acciones se puede ayudar a organizar a estos recién nacidos inmaduros y desorganizados.

Por ejemplo:

  • Ubicar la incubadora lejos de aquello que ocasione ruidos que puedan sobresaltarlo como canillas, piletas, puertas que se abren y cierran constantemente, teléfonos, radios, diálogos en voz alta.
  • Evitar la excesiva iluminación directa sobre el niño. Ofrecer al niño ciclos de luz y sombra. Cubrir las incubadoras durante la noche con sábanas gruesas. De esa forma no se interrumpe el sueño profundo.
  • Crearle límites a través de un "nido" (pañales en forma de rollo en la espalda, con piel médica antiescaras, etc.) lo que le permite sentirse contenido y estimula la posición prenatal. Como les es difícil moverse contra la gravedad suelen mantener los brazos extendidos hacia adelante. Mantener esta posición mucho tiempo lo conduce a una rigidez del tono muscular y puede demorar su desarrollo motor.

Estimular la propia autorregulación favoreciendo:

  • la oportunidad de succionar durante y entre comidas.
  • la posición de flexión prenatal sosteniendo los bracitos y piernitas, mientras se lo manipula para atenderlo o para darle pecho o mamadera, envolverlo con una manta para mantener la posición al retirarlo de la incubadora.
  • ofrecerle elementos que puedan estimular el reflejo de prensión plantar y palmar.
  • procurar que la atención al niño sea en lo posible por las mismas personas, personal de enfermería de la UCIN, tratando de reducir a lo necesario las intervenciones.
  • Evitar la sobreexitación. Mirarlo, tocarlo, hablarle pero sin exageración.
  • Cuando muestre síntomas de estrés tratar de ayudarlo a superarlos con movimientos no bruscos, colocándolo en posición de flexión prenatal.

A medida que se van sucediendo las semanas el sistema nervioso del bebé se organiza. Puede autorregular el estado de disgusto o molestia ante un estímulo serenándose al llevarse las manos a la boca ya que eso lo tranquiliza, doblar los brazos y mantenerlos cerca del cuerpo, deja de llorar y se mantiene por más tiempo despierto.

Poco a poco los papás se sienten protagonistas porque pueden identificar sus reacciones, pueden interactuar con él y establecer el vínculo afectivo, de apego. Los papás deben conocer la importancia del contacto piel a piel.

Es importante que el equipo de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales les transmita a los padres los conocimientos necesarios para posibilitar el cuidado de los hijos mientras se encuentren internados. Esto favorecerá el desenvolvimiento de los padres cuando se dé el alta hospitalaria al bebé.

Embarazo Prematuros Parto y Lactancia Bebés prematuros Bebés