Pasar al contenido principal

El padre y la lactancia materna

La madre, en un primer momento, puede sentirse muy insegura de su capacidad de amamantar. El apoyo de su pareja será fundamental en este período. Su presencia y cariño son esenciales para el vínculo afectivo entre la mamá, el hijo y el papá.

Aprender a amamantar a un bebé no es tarea sencilla, especialmente cuando se trata de la primera vez. El tiempo y la experiencia le irán proporcionando a la mamá la seguridad que necesita para que la lactancia sea exitosa, y en esta etapa,
el papá tiene un rol muy importante.

Durante el período del amamantamiento exclusivo, es poco probable que la mujer pueda realizar los quehaceres de la casa ya que las necesidades del recién nacido son prioritarias. Por eso, lo mejor es que el hombre coopere en esto y también en las tareas relacionadas con el bebé.

Como 
el amamantamiento puede producir dificultades y cansancio a la familia, especialmente a la madre, un papá colaborador y paciente aliviana la carga que sienten las mamás primerizas. Su presencia, contacto físico y cariño en el acto de amamantar son factores muy importantes en la estimulación del vínculo afectivo entre la mamá, el hijo y el papá.

Hay que tener siempre presente que la leche materna es el alimento más sano que el bebé puede recibir. El éxito de este período depende, en gran parte, de la actitud del papá.

 

Consejos para papás ¿cómo pueden ayudar?

 

  • Incentivando a su mujer a amamantar. Puede ocurrir que la primera vez se sienta insegura sobre su capacidad para dar la teta, por eso el apoyo de la pareja es fundamental.
  • Tratando, en lo posible, de participar del momento de amamantamiento. Su presencia, contacto físico y cariño son muy importantes en la estimulación del vínculo afectivo entre la mamá, el hijo y el papá. 
  • Ayudando en lo que sea posible. En las tareas del hogar y en las relacionadas con el bebé. Cambiando los pañales, preparando el baño, vistiéndolo, alzándolo,  hablándole, etc.
  • Siendo sereno, paciente, comprensivo. En esta primera etapa de amamantamiento exclusivo, la mujer necesitará toda la ayuda posible para poder avocarse a establecer una buena lactancia y vínculo con su bebé.
  • Manteniendo las demostraciones de cariño hacia su mujer, sabiendo que se recomienda esperar para reanudar las relaciones sexuales, teniendo siempre en cuenta el deseo de su mujer. 
  • Si hay hermanitos, ocupándose de ellos para que no se sientan apartados por la llegada de un nuevo integrante. Esto también le permitirá a la mamá dedicarse más al recién nacido.
  • Evitando ofrecerle chupete o leche en mamadera al bebé para que se establezca bien la lactancia.
  • Recordando que el éxito de esta etapa dependerá mucho de él. La lactancia materna exclusiva debe llegar hasta los seis meses. Esto favorecerá un crecimiento sano de su bebé.
Embarazo Parto y Lactancia Bebés Para papás El papá y el parto El papá y el bebé