Skip to main content

Los primeros paseos del bebé recién nacido

¿Puedo salir a pasear con mi bebé recién nacido? ¿Hay que esperar a que sea más grande? ¿Qué cuidados hay que tener en los paseos del bebé recién nacido?

El bebé realiza su primer paseo cuando sale de la maternidad hacia su casa, y, salvo que el pediatra indique lo contrario, podemos llevarlo a dar paseos cortos (evitando exponerlo a cambios bruscos de temperatura) ya desde el primer día.

Más allá de los factores climáticos en particular y de la estación del año en que el bebé haya nacido, hay que tener en cuenta algunas cosas que ayudarán a protegerlo cuando salga a dar su primer paseo y a sentirse más seguras:

Elegir cuidadosamente el destino del paseo: si el clima es apropiado, es preferible hacer un paseo al aire libre antes que elegir un lugar cerrado. Pero en caso de que sea un espacio cerrado, es importante cuidar que el lugar elegido para el paseo sea amplio, que no haya humo de cigarrillo ni mucha cantidad de gente o ruido.

Evaluar la duración del paseo: los primeros días es preferible optar por paseos relativamente cortos, que no cansen al bebé ni a la mamá. De todas maneras, cada mamá (o papá) irá encontrando el tiempo que se acomode a ella y al bebé. Para probar, los primeros días puede hacer paseos de media hora y ver cómo se sienten ambos. No hay que olvidarse de que los horarios aún pueden ser un poco caóticos y el bebé puede demandar pecho o necesitar un cambio de pañales cuando menos lo espera. Luego, cuando se sienta más confiada y conozca mejor los horarios de su bebé, podrá ir extendiéndolos. Un paseo por la mañana y otro por la tarde les hará muy bien, sobre todo porque salir un rato de casa y tomar aire oxigena y relaja.

Evitar la exposición solar: durante los primeros 6 meses no se puede colocar sobre la piel del bebé ningún tipo de protector solar, por lo tanto, la única manera de protegerlo del sol es mantenerlo a la sombra, sobre todo durante las horas de sol más fuerte (entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde). Si el bebé sale de paseo en su cochecito, se le puede dar sombra con la capota. Si esto no es suficiente, conviene cubrir su cuerpo con alguna sabanita o manta.

Evitar las picaduras de insectos: el bebé recién nacido no puede usar ningún repelente sobre su piel, por lo tanto es conveniente tener un mosquitero para cubrir el cochecito o su cuna.

Evitar los cambios de temperatura: es conveniente no exponer al bebé a cambios bruscos de temperatura. Por eso, la casa no debe estar demasiado calefaccionada. Es preferible y más saludable estar abrigados dentro de casa que salir y exponerse a un cambio muy brusco de temperatura. En cuanto a los aires acondicionados, habrá que cuidar que la salida de aire no esté dirigida directamente al bebé, no tenerlo a muy baja temperatura (24º suele ser la temperatura ideal) y llevar siempre una mantita o abrigo incluso en verano, por si el lugar al que van tiene aire.

¿Cochecito o portabebés?: las dos opciones son viables. Cada mamá elegirá la que le resulte más cómoda. En el caso del cochecito, lo ideal es que el bebé vaya mirando hacia su mamá y recostado, porque aún no puede sostener su cabecita; en el caso del portabebés, chequear antes si es apto para recién nacidos y probarlo en casa para ver si resulta cómodo para ambos.


¿Qué llevar en el bolso cuando salimos de paseo con nuestro bebé?

Bebés El recien nacido Salud del Bebé