Skip to main content

Cómo puede ayudar el padre en el trabajo de parto

¿Cómo puede colaborar el padre cuando comienza el trabajo de parto? Aquí, algunas ideas para vivir este momento de la mejor manera.

Llegó el momento, comenzaron las contracciones que anuncian que pronto nacerá, al fin, esa personita tan esperada. Mientras tanto, la mujer va sintiendo cómo su cuerpo se prepara para dar vida, con dolor, pero también con expectativa. ¿Cómo puede involucrarse el padre en este momento tan especial?, ¿cómo puede ayudar a la futura mamá?

Es muy importante que en esta instancia el padre esté plenamente conectado con la madre para saber qué es lo que ella realmente necesita y quiere. Porque puede pasar que antes de comenzar con este proceso hayan hablado de la necesidad de que él esté cerca, acompañándola, ayudándola, haciéndole masajes, etc., pero que en el momento lo único que quiera la madre es estar sola, compenetrada en ese “trance” que está viviendo, sin interrupciones, en silencio. Y esto no debe ofender ni preocupar al padre, porque es normal, es esperable que la mujer reaccione de una manera particular en un momento tan especial como lo es el parto.

Entonces, en ese caso, el futuro papá puede hacer algo que lo ayude a distraerse, como terminar de organizar el bolso para el sanatorio, hacer cosas de la casa que hayan quedado pendientes, preparar los últimos detalles en el cuarto del bebé, o hasta terminar el nivel de ese jueguito que lo tiene tan atrapado. Claro que siempre atento a los llamados de su pareja.

Si, en cambio, la mujer lo necesita cerca, el padre tiene muchas maneras de involucrarse y colaborar en este momento:

  • Una de las claves es tratar de no ponerse nervioso y transmitirle calma y seguridad a la mujer, para que ella se sienta tranquila y confiada.
  • Tomar el tiempo de las contracciones: según lo que duren, habrá que llamar a la partera o no, o ir al sanatorio. Tener a mano un reloj con minutero o un cronómetro para controlar los intervalos entre una y otra y cuánto dura cada una, y un anotador para llevar registro (aunque tengas mucha memoria, en ese momento todo puede cambiar!). 
  • Respiración y relajación: con las contracciones la mamá puede olvidarse de respirar bien o de implementar las técnicas de relajación, y en eso puede ayudarla el padre, recordando juntos lo que trabajaron en el curso preparto.
  • Darle unos masajes y/o aplicar compresas tibias: los masaje y las compresas tibias en la parte baja de la espalda o en el abdomen pueden ayudar a aliviar el dolor de las contracciones. 
  • Tener cerca agua para que se mantenga hidratada. 
  • Que el bolso esté preparado: para esto, es importante que el padre sepa qué hay que llevar en el bolso, de manera de terminarlo si la madre no llegó a hacerlo.
  • Tener a mano una carpeta con todos los estudios que se fueron haciendo durante el embarazo (es importante tenerlos todos juntos), y que la carpeta incluya datos como la fecha de la última menstruación (FUM), la fecha probable de parto (FPP), orden de internación,  documentación, etc.  porque serán datos y papeles que soliciten en el centro de salud.
  • Tener a mano el teléfono de la partera y el obstetra para llamarlos cuando lo consideren necesario y contarles cómo va el proceso. 
  • Una vez en la clínica, ocuparse de todos los trámites.
  • En la sala de preparto, mantener la calma, ayudarla en lo que pida y hacerla sentir acompañada.
  • Para tener en cuenta: en la Argentina la Ley 25.929 de Parto Humanizado establece que toda mujer tiene derecho a estar acompañada por una persona de su confianza y elección durante el trabajo de parto, parto y posparto, sea vaginal o cesárea. Y que no se le podrán exigir requisitos de género, parentesco, edad o de ningún otro tipo al acompañante que ella elija. En ningún caso se podrá cobrar arancel alguno por la simple permanencia del acompañante en la misma habitación, antes, durante y/o después de que la mujer haya dado a luz.
  • Una vez que el bebé nació, no olvidar que la mujer necesitará también mucha atención, porque antes ella era el centro de atención y ahora esta personita acapara todas las miradas. En este caso, el hombre debe ofrecerle toda la contención posible.
  • Controlar las visitas: con el tema de las visitas, el rol del hombre es muy importante, porque puede ayudar a que la mamá no se sienta agobiada con tanta gente a su alrededor, cuidando que descanse lo necesario y evitando que la habitación se llene de gente, a menos que ella quiera lo contrario. Además, no hay que olvidar que se trata de las primeras horas de vida del bebé, y que su tranquilidad también es importante. 
  • Una vez en casa, atender las necesidades de la mamá y del bebé, porque ahora son un equipo. Lo más seguro es que ella se sienta bastante cansada, desconcertada y, dependiendo cómo se desarrolló el parto, por momentos, angustiada. Por eso, tanto los abrazos contenedores de su pareja como que él se encargue de las tareas del hogar y de lo que pueda con el bebé,  será un gran alivio para la madre.


Aprovechar los meses de embarazo para informarse a través de libros, Internet, videos, etc. sobre cómo será el parto, el posparto, y los cuidados del bebé siempre es de mucha ayuda. Por supuesto, ir al curso de preparto le permitirá al padre aprender más y sacarse todas las dudas que tenga.

Parto y Lactancia Para papás Parto El papá y el parto