Pasar al contenido principal

Embarazadas vegetarianas

Cuando una mujer vegetariana queda embarazada, es natural que surjan más dudas de lo habitual respecto de su alimentación. ¿Es compatible el seguimiento de una dieta vegetariana con el desarrollo normal de un embarazo?

¿Por qué es importante el cuidado de la alimentación durante el embarazo?
Optimizar la salud de la embarazada implica también disminuir los riesgos de malformaciones fetales, crecimiento y desarrollo inadecuados. Incluso los cuidados en la alimentación durante esta etapa se ven reflejados en la salud del niño, en su adolescencia, y en la adultez.

¿Puede o es aconsejable que una embarazada siga una dieta vegetariana?
Numerosos estudios indican los beneficios de la alimentación vegetariana en la salud, incluso durante el embarazo. Pero también es posible una alimentación saludable incluyendo carnes en la alimentación. En ambos casos existen riesgos y beneficios, por lo que es importante el asesoramiento nutricional adecuado para lograr una alimentación equilibrada que aporte todos los nutrientes que el organismo necesita.

¿Cuáles son los principales nutrientes que necesita una embarazada, que están ausentes en una dieta vegetariana y cómo se deben suplantar?

  • La vitamina B12 es fundamental en la síntesis de nuevas células, y está presente sólo en alimentos de origen animal. Ciertas algas como la espirulina aportan vitamina B12, aunque en una forma no utilizable por nuestro organismo, por lo que si no se incluyen habitualmente alimentos de origen animal es necesario recurrir a alimentos fortificados o a la suplementación.
  • El aporte de DHA, nutriente de la familia de los omega 3, es importante en el desarrollo del cerebro y la visión, y la fuente principal son los pescados. Existen fuentes vegetales de omega 3,  como las semillas de lino y chía o sus aceites, la soja y sus productos derivados.
  • El riesgo de anemia por falta de hierro no es mayor en las personas vegetarianas, probablemente gracias a una rica ingesta de alimentos ricos en vitamina C como las frutas cítricas, que mejoran su absorción. Los lácteos y las infusiones disminuyen la absorción del hierro, el cual está mayormente presente en almuerzos y cenas, por lo que es recomendable evitar quesos, yogures o postres lácteos en estas comidas o cerca de ellas, al igual que el café o el té de sobremesa.

¿Qué tipos de dietas vegetarianas existen? ¿Cualquiera de ellas puede ser adoptada por una mujer embarazada?

Llamamos vegetarianos estrictos o veganos a quienes consumen exclusivamente alimentos de origen vegetal; ovovegetarianos y lactovegetarianos a quienes consumen ya sea huevo o leche y derivados lácteos, respectivamente, además de aquellos de origen vegetal; y ovolactovegetarianos a quienes incluyen ambos grupos de alimentos. Una forma  menos estricta es la semivegetariana, que incluye además algún tipo de carne, usualmente pescado, pero no carnes rojas.

Eliminar un grupo de alimentos del consumo habitual implica un mayor riesgo de carencia de nutrientes, pero, estando bien planificadas, incluso las dietas veganas pueden cubrir las necesidades de nutrientes y energía de las mujeres embarazadas.

Asesoró
Dra. Veronica Irei
Licenciada en Nutrición (UBA)
Doctora en Nutrición (Nara Women"s University, Japón)

Embarazo Nutrición en el Embarazo