Pasar al contenido principal

Fimosis: ¿cómo cuidar los genitales del bebé varón?

La cabeza del pene del bebé, si no fue circuncidado, está recubierta por una piel que se llama prepucio. Esta piel la recubre casi en su totalidad dejando sólo abierto un agujerito por donde pasa la orina y no se puede correr hasta los dos años.

El glande o la cabeza del pene del bebé, normalmente (si no fue circuncidado), está recubierta por una piel que se llama prepucio. Esta piel la recubre casi en su totalidad dejando sólo abierto un agujerito por donde pasa la orina, y no se puede rebatir o correr hacia atrás hasta los dos años. Por lo tanto, se aconseja no realizar maniobras forzando el deslizamiento del prepucio antes de esta edad, ya que pueden ocasionar un trauma psicofísico y lesionar los tejidos de alrededor del pene.


¿Qué es la fimosis?

 

Cuando después de los dos años del bebé no es posible correr o rebatir el prepucio para dejar al descubierto el glande o la cabeza del pene, esta imposibilidad es denominada Fimosis.

 

¿Cuándo consultar?

 

Se debe consultar al cirujano pediátrico cuando:

  • En los niños menores de 2 años de edad: si al orinar presentan un globo entre la cabecita del pene y la piel que lo recubre.
  • Si el pene supura o presenta alguna infección.
  • Si el niño siente dolor o hace fuerza para orinar.
  • En los mayores de 2 años: si hay dificultad para retraer el prepucio y dejar la cabecita del pene al descubierto.

Tratamientos


El cirujano pediátrico evaluará el tratamiento de elección.

A veces, se puede colocar una crema con corticoides sobre el prepucio, en forma tópica y observar si el prepucio se abre.

Si con este método no mejora, se debe recurrir a la cirugía. Es una cirugía sencilla, de bajo riesgo y se realiza en forma ambulatoria, es decir que el paciente vuelve en el mismo día a su casa.

 

Cómo higienizar los genitales de los varones

 

  • En cada cambio de pañal se debe realizar una limpieza externa de los genitales con óleo calcáreo.
  • Si el niño tiene menos de dos años, al bañarlo lavar el pene con agua y jabón como el resto del cuerpo.
  • Si tiene más de dos años, al bañarlo, retraer el prepucio sin forzar y lavar con agua y jabón. Si no nos es posible correr la piel del prepucio, consultar con el pediatra.
Enfermedades