Pasar al contenido principal

Grooming: peligro virtual y real

El término grooming se utiliza para denominar una manera de acoso a través de Internet que afecta más que nada a los chicos. Te contamos de qué se trata y como evitarlo.

Un perfil falso en Facebook o en otra red social, en foros, o en un chat es suficiente para que una persona pueda acercarse a un niño haciéndose pasar por otro chico con intereses y gustos parecidos, pero con un fin delictivo: el grooming.

Este fenómeno es una manera de ciberacoso que comienza como un acercamiento inocente pero que luego va poniéndose más amenazante y que tiene como fin el abuso sexual.  El pedófilo, un adulto que se siente físicamente atraído por menores, lleva a cabo varias estrategias para ganarse la confianza del niño y así obtener algún tipo de satisfacción sexual. Lo más común es que refugiándose en el anonimato de Internet, utilice una identidad falsa, haciéndose pasar por un chico o por un famoso. Luego, establece una amistad virtual, gracias a supuestos intereses comunes, entabla un vínculo emocional e intenta obtener imágenes para pornografía infantil para luego poder extorsionar a su víctima y así materializar el abuso sexual.

El chico, asustado y avergonzado, no cuenta nada porque no quiere que sus padres lo reten por hablar con extraños o por haber mandando imágenes que no debía, y termina más expuesto al peligro.

 

¿Cómo evitar el grooming?

 

  • Hablando con los niños acerca de las actividades que hacen en Internet
  • Asegurándose que la lista de contactos de los hijos en los chats y redes sociales esté conformada por amigos conocidos en persona
  • Colocando la computadora en un lugar de uso común, como el living, especialmente si tiene cámara web
  • Utilizando un software de control parental que monitoree charlas que puedan ser peligrosas

Cambios de ánimo o actitud en el niño, como mayor irritabilidad, timidez, retraimiento, falta de hambre, etc. pueden servir de alerta para los padres.

¿Qué hacer frente a este delito?


Hay que juntar todas las pruebas materiales como las conversaciones por chat y denunciarlo. Se puede hacer en:

1. La Policía Federal: en la comisaría más cercana

2. Comunicate con el Equipo Niñ@s del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, llamando a la línea gratuita 0800-222-1717. Funciona para toda Argentina
También podés mandar un correo electrónico a equiponinas@jus.gov.ar las 24 horas del día, todos los días.
En la ciudad de Buenos Aires podés usar la línea 137.

Niños Crianza y familia Psicología del niño y la familia Adolescentes Psicologia, educación y familia