Pasar al contenido principal

La consulta prenatal: elegir el pediatra

Es importante que los padres puedan tomarse todo el tiempo necesario para elegir al futuro profesional de cabecera del niño, ya que luego del parto las preguntas abundan, y es muy beneficioso contar con alguien de confianza.

La consulta prenatal, como su nombre lo indica, precede al nacimiento del bebé, y es un encuentro entre los futuros padres y un pediatra.

Tiene varios objetivos, pero principalmente sirve para que los padres puedan tomarse todo el tiempo necesario para elegir al futuro profesional de cabecera del niño, ya que luego del parto las preguntas abundan, y es muy beneficioso contar con alguien de confianza.

 

¿Qué tipos de preguntas se hacen en la consulta prenatal?

 

Es muy importante preguntarle al médico acerca de sus horarios de atención y de disponibilidad, es decir, cómo ubicarlo ante una urgencia, sobre todo de noche o los fines de semana. Además, es muy útil combinar en este momento cual será la estrategia a seguir en casos de urgencia. Generalmente el pediatra conoce los centros de atención de guardia de la ciudad donde ejerce, y tiene sus preferencias al respecto.

Por otra parte, se puede conversar acerca del post-parto, algunos profesionales realizan el seguimiento de sus pacientes visitándolos en el sanatorio, y esto también se acuerda en esta entrevista.

Además, todas las dudas que tengan los padres se pueden evacuar tranquilamente, y sin el niño en brazos. Por ejemplo, cómo se cuida el cordón umbilical, cómo debe dormir el bebé, qué piensa el pediatra del uso del chupete, qué aconseja respecto de la lactancia, etc.

 

Al pediatra también le sirve...


Para el médico, la entrevista prenatal es una oportunidad única de conocer y asistir a la pre-historia del niño. Ya que no apremia el tiempo para pesar, medir y revisar, el pediatra se toma todo este tiempo para iniciar el vínculo con la familia, detectar los temas que angustian a los padres y charlar sobre esto, así como también explicarles los cuidados básicos del niño.

A su vez, conocer detalladamente los antecedentes del embarazo, y los hábitos y costumbres de esa familia, producen un pensamiento clínico menos técnico, y mucho más ajustado a la necesidad de cada familia. Esto favorece enormemente la tarea del profesional, y enriquece la relación 

Dra. Laura Krynski

 

El recien nacido Preparación para el parto Salud del Bebé