Skip to main content

La insuficiencia del cuerpo lúteo y su relación con la fertilidad

Dentro del ciclo femenino hay una fase que se llama Fase lútea, muy importante para la implantación del embrión y maduración del embarazo. ¿Qué pasa cuando esta fase no se da como debe ser?

¿Qué es la insuficiencia del cuerpo lúteo?

La fase lútea es una de las fases del ciclo femenino. Se produce entre el día de la ovulación y el último día antes de la menstruación. Lo que sucede en esta fase es lo siguiente:

- Cuando se libera el óvulo, el folículo que lo contenía se convierte en una especie de cascarón llamado cuerpo lúteo, que va liberando progesterona. La progesterona es la hormona que hace que el endometrio (capa interna del útero) se vaya engrosando, es decir, preparando para la implantación del embrión y para que el embarazo progrese.

- Si el óvulo no es fecundado, este cuerpo lúteo es liberado días después, durante la menstruación.

Lo que ocurre cuando hay una insuficiencia de la fase lútea es que el cuerpo lúteo no se desarrolla lo suficiente como para producir los niveles necesarios de progesterona, hormona encargada de preparar el endometrio para que el embrión se implante o progrese el embarazo.


¿Qué relación tiene con la infertilidad?

Aunque aún está en discusión que esta deficiencia provoque problemas en la fertilidad de la mujer, distintos investigadores sospechan que al haber una deficiencia de la fase lútea o insuficiencia del cuerpo lúteo, el embrión  tiene dificultades para implantarse porque el endometrio no está lo suficientemente preparado o, si se implanta, lo más seguro es que no pueda mantenerse, produciéndose un aborto espontáneo.

En este sentido, se ha señalado que la Insuficiencia del cuerpo lúteo se presenta en el 25 al 40% de las mujeres que sufren de pérdidas fetales recurrentes.


¿Cuáles son los síntomas de la insuficiencia de la fase lútea?

Aunque muchas mujeres pueden sufrir de este problema sin síntomas notorios o detectables por ellas, hay otras que pueden presentar señales de alerta. Algunos de los síntomas más comunes de esta deficiencia son:

  • Sangrado fuera de tiempo: se presentan pequeños sangrados durante la fase lútea que pueden empezar días después de la ovulación hasta que se produce la menstruación.
  • Niveles bajos de progesterona en sangre: esto se determina a partir de estudios de sangre en un período determinado del ciclo femenino.
  • Hinchazón y sensibilidad en los pechos: la baja concentración de progesterona puede producir mayor sensibilidad en los pechos durante y después de la ovulación.
  • Abortos espontáneos



¿A qué se debe?

La insuficiencia del cuerpo lúteo puede ser una disfunción exclusivamente de raíz ovárica o puede ser causada por otros problemas endocrinológicos como pueden ser los trastornos de la tiroides (hipo e hipertiroidismo), o el aumento de la hormona prolactina en sangre. Por eso, cuando el médico sospecha que hay una insuficiencia lútea, puede recomendar estudios de las hormonas tiroideas y la prolactina para descartar que esté asociada a alguno de estos problemas.


¿Cómo se diagnostica?

Una de las maneras de establecer un diagnóstico es mediante un análisis de sangre para medir los niveles de progesterona en sangre. Este estudio debe realizarse idealmente el día 21 del ciclo menstrual (para un ciclo de 28 días, en el que la ovulación se produce el día 14)

Valores por debajo de los 10ng/ml en la progesterona durante esta etapa del ciclo, señalan una deficiencia de la fase lútea.

Otra forma de diagnóstico sería determinarlo mediante un análisis de sangre el día del pico de la hormona luteinizante (LH). Este pico hormonal produce la ovulación y favorece el correcto desarrollo del cuerpo lúteo,  es decir que un valor bajo de esta hormona podría determinar deficiencia del cuerpo lúteo.

Y otra manera es a partir de una biopsia del endometrio para determinar su maduración en el ciclo menstrual.


¿Cuál es el tratamiento de la insuficiencia del cuerpo lúteo?

La producción deficiente de progesterona por parte del organismo en la fase lútea se puede suplir exitosamente mediante la administración exógena, que permitiría la maduración del endometrio, favoreciendo así la implantación y el desarrollo del embarazo.

Eso sí, los suplementos de progesterona no se pueden administrar demasiado temprano en el ciclo porque pueden llegar a interferir con la ovulación. Por eso, se los suele recetar en un determinado momento del ciclo.

La progesterona está disponible para usarla a través de distintas vías:

  • Oral: es de fácil administración, pero su eficacia no es alta y posee efectos colaterales como sedación, náuseas y retención de líquidos.
  • Vaginal: se trata de la vía más utilizada porque es fácil de administrar. El tratamiento comienza en el segundo o tercer día después de la elevación de temperatura, hasta que comience el siguiente período menstrual. En caso de producirse un embarazo durante el tratamiento, la mujer continúa con la progesterona lo largo de las siguientes 10 semanas de gestación. Como efectos colaterales se ha señalado la inflamación de la zona vaginal.
  • Intramuscular: aunque esta manera es muy utilizada, sobre todo en los tratamientos de fertilización in vitro,  la necesidad de realizarse inyecciones no resulta lo más cómodo para las mujeres y además puede producir reacciones alérgicas e inflamación.

 



Asesoró: Dr. Santiago Brugo Olmedo
Director Médico Seremas
Medicina para el Hombre y la Mujer

Quedar embarazada Infertilidad