Pasar al contenido principal

Las viandas para llevar al colegio

Entre el acondicionamiento de los uniformes o delantales, los cuadernos a revisar y las idas y venidas de la escuela a casa y de casa a la escuela, está además la vianda del almuerzo. Teniendo en cuenta que se trata de una de las comidas más importantes del día, es ideal que sea lo más sabrosa y atractiva posible para los chicos, pero ¿cómo organizarse para lograrlo?.

Hay colegios que no tienen servicio de comedor y otros que, aunque lo tienen, dan la opción de llevar la comida desde la casa para abaratar costos. Por una razón u otra, en muchas casas hay olor a milanesa a la mañana porque junto con el desayuno se prepara... ¡la vianda! Y para hablar de viandas hay que hablar primero de luncheras, que vienen en una enorme variedad de modelos.

Básicamente, las que se consiguen en el mercado se dividen en dos tipos: rígidas (tipo mini heladerita para la playa, con una manija como para llevar en la mano) o de tela (también conservadoras, con una manija larga como para llevar colgando). Las primeras resisten mejor el trato de los chicos –que a veces hasta las usan de banquitos improvisados- y son más duraderas, pero las segundas son más livianas y dejan las manos libres.

Teniendo en cuenta esto, se puede optar por las rígidas cuando los chicos viajen en auto al colegio y dejar las de tela para cuando necesiten tener las manos libres, por ejemplo, para sacar el boleto en el colectivo.

Según la política del colegio (hay algunos que guardan las luncheras en heladeras, o directamente el taper y otros que no ofrecen ningún tipo de refrigeración), habrá que incluir o no los sobrecitos refrigerantes que se congelan en el freezer para mantener la cadena de frío.

Hay algunos consejos prácticos para organizar las viandas optimizando los tiempos:
 

  • Dejarlas listas a la noche es lo mejor para no empezar el día corriendo.
  • Lo ideal es cocinar, junto con la cena, lo que se van a llevar los chicos al otro día. 
  • “Reciclar restos” también es muy importante para no tirar comida y para facilitar las cosas: unas sobras de arroz se pueden transformar en croquetitas, el trozo de carne al horno en salpicón, etc.


Si la comida para la vianda ya está lista a la noche, el taper puede quedar en la heladera y a la mañana, entre mate y mate, se puede armar la lunchera: tenedor, servilleta y uno o varios tapers con la comida. Una fruta, yogur o postrecito (cucharita si hace falta) y una botellita de agua. Para que el agua llegue fría al almuerzo, lo ideal es colocarla con anticipación en el freezer pero sólo con ¼ de su contenido, y completarla con más agua en la mañana antes de ponerla en la lunchera.

Por una cuestión de comodidad o practicidad -y en algunos casos por seguridad- se puede optar por no mandar cuchillos, vasos y /o platos, aunque el colegio no los provea. En este caso, basta con dejar la comida cortada dentro del taper, lista para consumir con la ayuda de un tenedor, y una botellita de agua de la que se pueda tomar sin necesidad de un vaso.



Secretos para lograr una vianda "gourmet" 


Hay que tener en cuenta que cuando la comida se calienta en la escuela, las cosas no suelen ser como en casa. En el microondas se colocan varios tapers con alimentos que requieren distintas potencias y tiempos, pero que por una cuestión de practicidad se calientan por igual: los fideos pueden quedar fríos o “crocantes” y las masas de tartas o empanadas tomar una consistencia espantosa. Para evitar que esto suceda, se pueden enviar cosas que no requieran de calor y otras que no resulten incomibles tras su paso por el microondas.

Entre las comidas a calentar se pueden elegir opciones como: milanesa o carne con puré, algún guisito de lentejas, arroz o carne, pollo con verduras, etc. Si se eligen tartas o empanadas, es preferible que las coman sin calentarlas, y en el caso de los fideos, lo mejor es dejarlos para casa.

Otra de las cuestiones es el efecto que tienen algunos alimentos cuando permanecen sobre otros unas cuantas horas. Por ejemplo, al tomate conviene separarlo si acompaña una milanesa o una porción de tarta para comer fría, porque con el paso de las horas, si va cortado empapa con su jugo el pan rallado o la masa y la comida queda muy poco apetitosa.

Por eso, lo mejor en estos casos es contar con tapers de diversas formas y tamaños para disponer los distintos ingredientes por separado si es necesario.

Una vez en casa hay que tirar los restos de los tapers (porque los refrigerantes no duran toda la tarde y la cadena de frío se corta) y a la lunchera hay que pasarle un trapo húmedo por dentro antes de guardarla para esperar hasta que, a la mañana siguiente, el ciclo comience nuevamente…

Sí, es molesto el tema “vianda”, pero hay que saber que no dura toda la vida, y que si como agregado se incluye alguna “sorpresa” (una notita con una frase amorosa, un paquete de figuritas, una pequeña golosina cada tanto) y un toque de creatividad, la comida que los chicos lleven a la escuela será una forma más de cuidarlos y mimarlos.

 

Consejos para evitar la contaminación de alimentos en viandas


Desde la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) recomiendan:

  • La manipulación del alimento con las manos o con utensilios sucios durante la preparación es una de las situaciones que representa más riesgo de propagar gérmenes a los alimentos. Por eso, hay que lavarse bien las manos y elegir utensilios limpios para preparar la comida.
  • Mantener la mesada limpia durante la preparación.
  • Asegurarse de que las carnes estén bien cocidas.
  • Si se van a utilizar fiambres, observar las fechas de vencimiento con mucho cuidado. Estos productos pueden contener bacterias “frenadas” a temperaturas de refrigeración, que se multiplican al perder el frío.
  • No permitir que los alimentos de las viandas reposen a temperatura ambiente por más de dos horas.
  • Mantener fríos los alimentos fríos y calientes los alimentos calientes con la ayuda de viandas o productos diseñados para conservar las comidas. 
  • No usar sobras perecederas ni que hayan estado en la heladera por mucho tiempo.
  • Si se van a utilizar bolsas, usar las que están diseñadas para tal fin. Las bolsas usadas de las compras pueden estar contaminadas por insectos, bacterias y/ o derrames de otros alimentos o productos tóxicos, como por ejemplo de limpieza o insecticidas.
  • Decirle a los chicos que mantengan su vianda en el lugar más fresco que puedan, nunca en una ventana al sol o en la mochila.

 

Encontrá aquí recetas para toda la familia!

Niños Nutrición infantil Adolescentes Nutrición en adolescentes