Pasar al contenido principal

Los 8 consejos para lograr un embarazo

Te contamos qué cuidados y hábitos ayudan a lograr un embarazo.

1- Realizar una consulta preconcepcional: Cuando decidimos empezar a buscar un embarazo, una consulta a un ginecólogo para charlar con él al respecto no está de más ya que puede indicar la ingesta de ácido fólico, cuidados en la dieta y la salud y ciertos estudios de laboratorio para descartar enfermedades que es importante saber si padecimos o no (como la rubéola, varicela, hepatitis, toxoplasmosis, etc.), porque de eso dependerán los cuidados o vacunas que tendremos que recibir antes de buscar un embarazo, ya que estas afecciones pueden afectar la gestación.

También, hay ciertas condiciones genéticas que pueden dificultar la concepción y que el médico puede llegar a sospechar en base a nuestros antecedentes familiares y de salud, y confirmar o descartar a través de estudios de laboratorio.

Otro de los temas para charlar con el médico es la suspensión de los anticonceptivos: si bien no es necesario tomar ningún recaudo extra al decidir suspenderlos para buscar un embarazo, aunque se trate de anticonceptivos hormonales, el profesional puede orientarnos al respecto.

2- Conocer nuestros días fértiles: los días fértiles son los 5 días anteriores y los 5 días siguientes a la ovulación y hay diversas formas de identificarlos. Dentro de este lapso, el pico máximo de fertilidad es el día anterior a la ovulación, cuando se dan las condiciones óptimas para la llegada y el ascenso de los espermatozoides al útero.

En caso de tener ciclos irregulares, es ideal consultarlo con el médico para identificar los días fértiles o bien para realizar un diagnóstico a tiempo y detectar qué está causando la falta de regularidad.

3- Mantener relaciones sexuales periódicamente: lo ideal es tener relaciones sexuales cada 2 o 3 días (sobre todo en los días fértiles) para asegurarnos de que la calidad del semen sea óptima. Esto no significa que tener relaciones todos los días impida la concepción, pero disminuye la cantidad de espermatozoides en cada eyaculación.

Los espermatozoides sobreviven de 3 a 5 días en el moco fértil o preovulatorio de la mujer (un óvulo promedio suele tener solo 24 hs de vida), así que teniendo relaciones con cierta frecuencia nos aseguraremos más chances de concebir cuando ovulemos.

4- Vida sana: tanto el exceso de peso como la delgadez extrema pueden llegar a ser contraproducentes para el embarazo, por eso, lo ideal es llevar una dieta sana y equilibrada, descansar lo necesario, realizar ejercicio y evitar el tabaco, el consumo de alcohol en exceso y las drogas, todas sustancias que pueden afectar la concepción y la gestación.

5- Consumir ácido fólico: una dieta rica en ácido fólico ayuda a prevenir malformaciones en el sistema nervioso del bebé, por eso, se considera que es conveniente su consumo cuando se está buscando un embarazo y durante los primeros tres meses de gestación. Si bien no es muy difícil suplir esta necesidad solo con las comidas, ya que hay alimentos que vienen adicionados con ácido fólico, se recomienda un suplemento diario de 1mg de ácido fólico (en mujeres sin antecedentes de patologías previas) o de 5mg en caso de gestaciones anteriores con alteraciones del tubo neural o antecedentes familiares de este problema.

6- Evitar el estrés: el agotamiento extremo es uno de los factores que dificultan la concepción. Sobre todo porque el estrés suele venir acompañado de poco descanso, mala alimentación, poco o nada de ejercicio y consumo en exceso de bebidas como el café, alcohol, etc., lo que puede alterar el ciclo femenino. Si estamos estresadas, un cambio de hábitos es fundamental para ayudar a lograr un embarazo.

7- Que el hombre también tenga ciertos cuidados: nuestra pareja también debe “hacer las tareas”, porque en el hombre, el consumo excesivo de tabaco, alcohol y la obesidad, así como el consumo de drogas, pueden alterar la calidad y cantidad de los espermatozoides. El estrés en el hombre es otro factor que también puede complicar las cosas. Por otro lado, es importante evitar la exposición de los testículos a altas temperaturas, factor dañino para la producción de espermatozoides. En este sentido, se recomienda evitar las prendas ajustadas que compriman la región genital y los saunas, jacuzzis y duchas largas a altas temperaturas.

8- Tener en cuenta el tiempo de búsqueda: es importante recordar que los seres humanos tenemos una baja tasa de fertilidad (de alrededor del 20 al 25 por ciento por cada mes de búsqueda), por eso no hay que asustarse si después de varios intentos el embarazo no llega. El 85 por ciento de las parejas sin problemas de fertilidad logra un embarazo dentro de los doce meses de búsqueda, pero todo depende de la edad y de los antecedentes personales de la pareja. Lo que se recomienda es esperar un año de búsqueda para consultar con un especialista en fertilidad. Pero a partir de los 35 años de la mujer, no conviene dejar pasar más de 3 a 6 meses para consultar. A partir de los 40, o si la pareja (sin importar la edad) tiene antecedentes de patologías como varicocele, hidrosálpinx, endometriosis, cirugía tubo-ovárica, etc., se recomienda una consulta lo antes posible.


Asesoró: Dra. Martina Carro,
ginecóloga especialista en Medicina Reproductiva

Ver Centros de Fertilidad

Quedar embarazada Buscando el embarazo