Pasar al contenido principal

Me voy pero vuelvo: por qué es importante despedirse del bebé cuando nos vamos

Muchas madres suelen irse de casa a escondidas de sus hijos para que ellos no sufran mientras las ven partir. ¿Por qué hay que evitar esto?

¿Cómo podemos hacer para salir de casa sin que nuestros hijos se angustien? Muchas madres suelen irse de casa a escondidas de sus hijos para que ellos no sufran mientras las ven partir.

Esta actitud no es buena para el niño. En estas ocasiones conviene explicarle al chico, por más chiquito que sea, que la mamá se va, por ejemplo a trabajar, y decirle "chau". De lo contrario, la situación para el chico es confusa y puede interpretar que la mamá se va, desaparece, no existe. Todavía no tiene la capacidad mental de simbolizar que la mamá está en otro lugar, por lo tanto hay que enseñarle.

Un juego muy apropiado es ese en que la mamá se tapa y se destapa y se pregunta "¿dónde está mamá?". Puede servir para simbolizar la ausencia.

El bebé entiende la intención de las cosas que se le dicen, el tono y la sensación que se le transmite, aunque no lo pueda poner en palabras. Por eso es importante hablarle con tranquilidad, explicarle que la mamá se va, pero que va a volver. De a poco va a ir entendiendo y la separación va a ser menos traumática.

Bebés Crianza, familia y educación