Pasar al contenido principal

Menú saludable para niños de 1 a 2 años

Un ejemplo de menú semanal para niños de 12 a 24 meses + Consejos ahora que se suma a la mesa familiar.

 *DesayunoAlmuerzoMeriendaCena
LLeche +  rebanadas de pan caseroGuiso de lentejasGranola caseraSopa de verduras con fideos o avena
MYogur natural + bizcochuelo caseroMerluza con puré de brócoliArroz con lecheTortilla de papa con tomate
MLeche + tostadas de pan integral con semillasÑoquis de espinacaPuré de manzana y naranjaEmpanadas de carne
JLeche + galletitas dulces o muffins hechos en casaHamburguesa casera con vegetalesGalletitas caseras y uvasCalabaza rellena
VLeche + cereales integrales y avenaZapallitos rellenos con polloAvena cocida con manzanasFideos con salsa
SLeche + rebanadas de pan casero integralArroz con atúnEnsalada de frutasPizza casera
DLeche +  budín de naranja caseroLasaña de verdurasBizcochuelo caseroMilanesas con puré mixto

* Antes o después de almorzar y/o cenar se le puede dar una fruta de estación como banana, pera, manzana, uva (sin semilla), etc.


Claves ahora que se suma a la mesa familiar

 

  • Ahora necesita los mismo grupos de alimentos que nosotros: carnes blancas y rojas, lácteos (que hasta los 2 años pueden ser enteros), frutas y verduras de diferentes colores y cereales blancos o integrales. También podemos ofrecerle legumbres y frutas secas procesadas.
  • Evitar los jugos industriales, gaseosas, etc. y seguir ofreciéndole agua como bebida principal en las comidas y si tiene sed.
  • Debemos centrarnos en la calidad y no tanto en la cantidad de alimentos. Hay días en los que comerá más y días en los que comerá menos, pero lo fundamental es ofrecerle, en las cuatro comidas (desayuno, almuerzo, merienda y cena), alimentos sanos. A esta edad necesita cerca de 1000 calorías al día, que para un adulto puede ser muy poco.

  • No obligarlo a comer si no quiere. Él mismo regulará su apetito/saciedad. Si lo obligamos a comer terminará relacionando el momento de la comida con algo negativo y crearemos un problema donde antes no lo había. 
  • Si no quiere comer, podemos guardar el plato para cuando tenga hambre, evitando reemplazarlo con galletitas dulces, golosinas u snacks porque esto lo único que hará es quitarle el hambre y aumentar su deseo por alimentos poco saludables (¡que suelen ser muy tentadores!).
  • Fijarnos en que los alimentos estén bien cocidos antes de ofrecérselos. Si se trata de frutas y/o verduras crudas, que estén bien lavadas.
  • No agregarles sal o azúcar a las comidas para que su paladar se acostumbre al sabor original y para evitar problemas de salud a largo plazo.
  • Evitar alimentos con los que pueda ahogarse. Enseñarle a comer despacio, sentado y a que antes de hablar debe tragar así no se ahoga.
  • Cuidar que la comida esté tibia para que no se queme.
  • Es normal que haya días en los que solo quiera comer un tipo de alimentos, por ejemplo, pastas. Hasta que lo supere, podemos disfrazar vegetales en cremas o salsas para acompañar esas pastas o esa comida que tanto le gusta.
  • Que por lo menos una comida al día sea compartida en familia. Esto no solo permite que tengamos un momento de encuentro y charla, muy beneficioso para la salud emocional de toda la familia, sino que además reduce los trastornos alimenticios como la anorexia y la bulimia.

Asesoró: Lic. María Gabriela Asenzo, nutricionista

Bebés Nutrición del bebé