Pasar al contenido principal

Nuestro rol como padres

Las experiencias de juego deben presentarse acordes a sus necesidades y etapa de desarrollo: ni resueltas ya que fomentan una actitud pasiva, ni demasiado difíciles ya que le resultarán inabordables.

Las experiencias de juego deben presentarse entonces acordes a sus necesidades y etapa de desarrollo: ni resueltas ya que fomentan una actitud pasiva, las experiencias son tomadas como algo que no tienen sentido esforzarse para lograr, ni demasiado difíciles ya que le resultarán inabordables. Si en las experiencias de juego se le brinda la posibilidad al niño de tolerar su propia frustración, superarla para intentar repetidas veces llegar a un objetivo el niño vivirá cada suceso como algo valioso para ser conquistado por que vale la pena insistir hasta lograrlo.

El sentirá que creen en él y que si lo hacen debe ser porque el puede y merece dicha confianza.

Por ello estimular tiene que ver más con una forma de criarlo que con una tarea del día. Se trata de brindarle recursos para que el niño cuente con herramientas propias para adaptarse al mundo.

Para ello es fundamental liberarnos de todas nuestras ansiedades, temores, compulsiones y tomar conciencia que nuestro hijo es un ser diferente a nosotros, con deseos diferentes, con tiempos propios que deben ser respetados. Respetarlos es respetarlo a él como persona.

Bebés Crianza, familia y educación Estimulación temprana y desarrollo

Contenidos Relacionados