Pasar al contenido principal

Primeros auxilios:¿Cómo enfrentar un accidente en el hogar?

Es importante saber que existen pequeñas recomendaciones, a veces con aspecto de escasa importancia, que pueden en el momento preciso ser de suma trascendencia para el pronóstico de una determinada lesión.

¿Cómo debemos actuar frente a un accidente casero, cuando no contamos con la presencia de un profesional?


Es importante saber que existen pequeñas recomendaciones, a veces con aspecto de escasa importancia, que pueden en el momento preciso ser de suma trascendencia para el pronóstico de una determinada lesión.

Dividimos a los traumatismos en general en:

  • Contusiones (golpes)
  • Escoriaciones (raspones)
  • Heridas
  • Luxaciones (articulaciones fuera de su lugar)


Contusión (comúnmente llamado "golpe").

Cuando el golpe es leve carece de importancia, pero cuando el traumatismo es interno, al comienzo no se manifiesta, y pasado el estupor, el niño continúa con su actividad. Luego de unas horas, cuando observamos la zona contusa, esta comienza a hincharse. Los pequeños vasos rotos producen el hematoma. Esta lesión tiene importancia cuando se produce en plena masa muscular, pero es aún peor cuando se localiza sobre una articulación.

¿Qué hacer?: Es de utilidad aplicar frío y calor a estas lesiones. Por regla general tener presente en las primeras 24 horas frío (vasoconstricción, que frena el hematoma), y luego aplicar calor, ya que ayuda a reabsorber el hematoma. Para evitar secuelas dolorosas, se recomienda reposo y analgésicos en casos de fuertes golpes.


Escoriaciones (el famoso "raspón")

Es importante estar atentos porque en algunos casos el "raspón" puede ser la puerta de entrada de una infección, o un tétanos.

¿Cómo tratarla?: Debemos barrer la suciedad en forma mecánica haciendo correr, sobre la escoriación, abundante líquido estéril si lo tenemos (solución fisiológica) o agua limpia y jabón, aunque sea molesto y duela un poco. Si no es muy sangrante, puede dejarse al aire, colocando alguna pomada antibiótica. Si por otro lado la herida sangra profusamente o se la ve profunda, debemos cubrirla preferentemente con un apósito grueso que a diferencia de la gasa seca, no se pega. De continuar el sangrado, la asistencia profesional es necesaria.

Existen gasas furasinadas (que contienen antiséptico) que pueden ser utilizadas en estos casos.

Como no es posible manejarse con instrumental estéril en casa, es fundamental estar con las manos bien limpias tomando las gasas furasinadas de las puntas o de los lugares que no vayan a estar en contacto con la zona lesionada.

Cubrir luego con gasa seca y finalmente vendar o fijar con tela adhesiva.


Heridas

 

  • Contusas (lesiones que provocan ruptura o abertura de la piel, como por ejemplo, un martillo)
  • Cortantes (lesiones provocadas por elementos provistos de bordes cortantes. Ej.: cuchillo, vidrio)
  • Punzantes (realizadas por un objeto punzante, como un clavo, la punta de un cuchillo, etc.)


En rasgos generales las heridas merecen las mismas consideraciones que para el tratamiento de las escoriaciones, es decir, barrido mecánico de la suciedad. Sin embargo hay que considerar algunos elementos más: la profundidad de la herida y la hemorragia resultante. En los casos en que se trate de una herida muy sangrante o profunda, acudir a un centro asistencial, ya que probablemente sea una herida que haya que suturar.


Luxaciones

 

Llamamos luxación a la articulación que se encuentra fuera de su lugar. Las mismas suelen ser sumamente dolorosas.

La más común es la luxación del hombro, le sigue la del codo y la de la mano. De menor frecuencia, rodilla, tobillo y pie.

Estas lesiones siempre requieren la asistencia de un especialista, ya que las malas maniobras pueden empeorar la situación.

¿Qué hacemos frente a una luxación?

Es necesario llevar al niño lo más pronto posible a un centro asistencial, ya que cuanto más reciente es la lesión más fácil es su tratamiento y menos sufrirá el accidentado.


Armando el botiquín

¿Qué debemos tener dentro del botiquín de primeros auxilios?

Saber como reaccionar ante accidentes caseros puede evitar situaciones riesgosas, así como evitar que las cosas duelan más de lo necesario. Tener un buen botiquín nos ayudará a pasarla mejor ante situaciones que pueden quedar en casa o prepararnos mejor para el traslado al centro asistencial. Y la buena noticia es que es muy fácil de armar:

  • Gasa estéril
  • Apósitos estériles  
  • Gasa furasinada  
  • Tela adhesiva
  • Vendas de gasa (por ejemplo sujetar las gasas furasinadas)  
  • Antiséptico a base de yodo (que debe ser colocado con una gasa estéril, no con algodón para evitar que se peguen las pelusas) 

 


Dra M. Verónica Farina
Corporación Médica Gral.San Martín

Bebés Niños Adolescentes Prevención de accidentes Salud del Bebé Salud del niño Salud en adolescentes