Pasar al contenido principal

Protectores solares: preguntas más frecuentes

Hay muchas dudas alrededor de los protectores solares, cuáles protegen más, qué FPS es el más indicado para los niños, si los bloqueadores son realmente efectivos , etc. Te damos las respuestas a estas y otras dudas para pasar un verano protegidos.

Acostumbrar a los niños desde pequeños a usar protector solar siempre que estén al aire libre, es fundamental para que incorporen el hábito y sobre todo porque en los primeros 18 años de vida una persona recibe alrededor del 80 por ciento de la radiación solar de toda su vida. Es decir que la protección desde chicos es sumamente preventiva, porque los efectos del sol sobre la piel son acumulativos e irreversibles.

Importante: los recién nacidos y bebés menores de 6 meses no deben ser expuestos directamente al sol.

¿Para qué sirve el protector solar?
El protector solar ayuda a minimizar los efectos del sol en la piel, protegiendo contra los rayos ultravioletas que llegan a la tierra y que son los A y los B (UVA y UVB).

Los rayos UVB son los responsables de la producción del enrojecimiento y quemaduras solares y los mayores protagonistas en la generación de cáncer de piel, mientras que los UVA son de menor energía pero también dañan la piel por su mayor poder de penetración, contribuyen en la generación de cáncer de piel y son los que inducen el bronceado (por eso los utilizan en las camas solares).

En los niños, los mecanismos de fotoprotección natural no están completamente desarrollados por la escasa presencia de melanina y porque tienen la capa más externa de la piel más fina y permeable que la de los adultos, por lo tanto, requieren una adecuada fotoprotección artificial.

Además del protector solar hay que sumar cuidados como no exponerlos al sol entre las 10 y las 16hs, ponerles gorras o sombreros para proteger la cabeza, lentes de sol con protección UV y prendas que cubran su cuerpo.


Para tener en cuenta: las prendas secas protegen más que las mojadas y las oscuras más que las claras. Si se puede ver la luz a través de la tela, los rayos ultravioletas también pueden traspasarla.

¿Qué tipo y factor de protección solar debo usar en los chicos?
Para los niños en general convienen protectores con Factor de Protección Solar (FPS) de 30 o más. Los más altos ofrecen mayor protección pero ninguno bloquea totalmente los rayos UVB (por más que la etiqueta diga “pantalla o bloqueador total”).

Hay que tener en cuenta que el FPS sólo indica protección contra los UVB, y por eso lo mejor es optar por los protectores que además de tener FPS sean de "amplio espectro", porque estos también protegen contra los UVA. Esta característica debe figurar en la etiqueta.

Dato extra: Los protectores con un FPS de 30 filtran alrededor del 97 por ciento de los UVB y los que tienen un FPS de 50 filtran cerca de un 98 por ciento. En este sentido, la Administración de Alimentos y Drogas de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), advierte que no está demostrado que un FPS mayor a 50 proteja más y que ningún producto llega a proteger a un 100 por ciento (aunque en su etiqueta diga "pantalla total").

¿Puedo ponerle protector solar a mi bebé?
No es recomendable utilizar protector solar en bebés menores de seis meses. La mejor manera de protegerlos es, en lo posible, no exponerlos directamente a la luz del sol antes de los 3 años -sobre todo entre las 10 y las 16hs, cuando los rayos solares son más fuertes-, y colocarles un gorrito y prendas livianas que cubran su cuerpo cuando estén al aire libre.

A partir de los 6 meses hay que continuar con estos cuidados y se puede sumar el protector solar. Te contamos qué tener en cuenta al colocarle protector solar al bebé.

¿El protector infantil es el mismo que el protector para adultos?
La protección es la misma en protectores para adultos que en líneas para bebés o niños, la diferencia radica en la composición del producto. Un protector infantil suele estar pensado para pieles más sensibles, contiene agentes hidratantes y algunos no tienen perfume, por eso son los más indicados para bebés (mayores de 6 meses) y niños.

¿Cada cuánto debo renovar el protector solar?
Siempre hay que aplicarlo de manera generosa y uniforme en toda la piel y masajeando para que se absorba bien 30 minutos antes de salir al aire libre, y aunque esté nublado, porque las nubes dejan pasar hasta un 75 por ciento de radiación ultravioleta.

Independientemente del factor, hay que renovarlo cada dos horas, después de cada inmersión o cada menos tiempo si el niño transpira mucho o se revuelca en la arena. Al secarse con la toalla también se elimina el protector, por eso hay que volver a aplicarlo.

En caso de usar repelente contra insectos, colocar primero el protector.


¿El protector solar es "a prueba de agua"?

Ningún protector solar es "a prueba de agua", algunos pueden ser más o menos resistentes al agua que otros, pero su efecto termina desvaneciéndose después de un tiempo expuesto al sudor o a la humedad. Es decir que para seguir protegido hay que volver a aplicarlo luego de una inmersión o ante mucha transpiración.

¿El protector tiene vencimiento?
Por más que no lo aclaren, los protectores tienen vencimiento y lo mejor es usarlos una temporada. En caso de que sobre, se puede usar en la temporada siguiente pero no mucho más que eso.

Para que esta duración sea efectiva no hay que dejar el envase expuesto al sol y/o al calor.

Bebés Niños Salud Salud del Bebé Salud del niño