Pasar al contenido principal

¿Puedo colocarle repelente de insectos a mi bebé?

¿Se pueden usar repelentes de insectos en la piel del bebé? ¿Cómo prevenir las picaduras de insectos?

Con la llegada del calor, aumenta la cantidad de insectos en el medio ambiente y mosquitos, hormigas, abejas, arañas, etc. se convierten en una molestia -y en un riesgo- para grandes y chicos.

Para prevenir las picaduras de insectos en bebés, que no solo son molestas sino que pueden producir enfermedades, se deben tomar algunas medidas.

Evitando el uso en ambientes con bebés y niños de aquellos insecticidas que contengan organofosforados (un compuesto tóxico común en los insecticidas industriales), se pueden utilizar:

 

En casa

 

Para evitar la presencia de insectos en la casa y en la habitación del bebé, se pueden utilizar dispositivos eléctricos con repelentes que suelen venir en pastillas o líquidos (no colocarlos a menos de 1,5 metros de la cuna o la cama donde duerme el bebé), mosquiteros en puertas y ventanas y un tul para la cuna del bebé.

También pueden utilizarse productos a base de piretrina (como tabletas, líquidos o aerosoles) en el jardín y en la casa, siguiendo las indicaciones que figuren en el envase.

 

Al aire libre

 

Utilizar un tul contra mosquitos cuando el bebé esté en el cochecito.

Para colocar sobre la piel del bebé, se pueden utilizar repelentes compuestos con derivados de las plantas. Las cremas o lociones naturales a base de citronella son uno de los ejemplos de este tipo de productos, pero el problema es que su efecto es limitado como repelentes y duran solo una hora.

En cuanto a los productos que contienen DEET (N,N-dietil-m-toluamida), que son los repelentes más eficaces contra mosquitos y los que se venden comúnmente, no se recomienda su uso en bebés menores de dos meses de edad.

Y en bebés mayores de dos meses de edad, la sugerencia de la Academia Americana de Pediatría (AAP) es optar por aquellos repelentes que tengan concentraciones menores de DEET (30 por ciento o menos). Este tipo de productos tienen una acción prolongada de hasta seis horas.

Para tener en cuenta:

  • Consultar con el pediatra de cabecera antes de elegir un repelente para colocarle al bebé.
  • Colocar el repelente en tus manos y luego aplicarlo sobre la piel del bebé, evitando aplicarlo en ojos y boca y colocándolo con cuidado alrededor de los oídos.
  • No aplicar repelente en las manos del bebé o niño porque puede llevárselas a la boca, tragando el producto. Tampoco aplicar en piel irritada, cortada o quemada.
  • No permitir que los niños pequeños se apliquen ellos mismos el repelente. Siempre debe aplicarlo una adulto.
  • No utilizar repelentes asociados a protectores solares en la misma formulación, porque el protector solar debe ser renovado cada dos horas y el repelente no (para evitar la sobreexposición a este producto).
  • No utilizar repelente debajo de la ropa.
  • Lavar la ropa que haya estado en contacto con el producto antes de volver a utilizarla.
  • No colocar el repelente en lugares cerrados.
  • Para mayor prevención contra las picaduras de insectos, al estar al aire libre colocarle al bebé prendas de colores claros que cubran sus brazos y piernas y colocar repelente solo en las zonas expuestas. Y en el jardín, balcón o terraza de casa, eliminar o limpiar aquellos objetos que retengan agua ya que los mosquitos ponen sus huevos en aguas estancadas. 


Asesoró: Dra. Marisa Jaitt, pediatra

Bebés Salud del Bebé