Pasar al contenido principal

Snacks saludables para el recreo

La colación de media mañana permite mantener estable el nivel de glucosa en la sangre, lo cual hace que los chicos puedan sostener la atención en la escuela y rendir en sus clases de educación física. Ahora, todas sus ventajas se pierden si lo que comen son papas fritas… ¿qué podemos mandarles que sea nutritivo?

Una mirada rápida por el patio de recreo de una escuela permite detectar una enorme variedad de paquetitos de snacks llenos de grasa y calorías. Galletitas dulces que contienen grasas trans (las más peligrosas) y gaseosas también forman parte de la escena. Sin duda, colaciones que no cumplen la función de alimentar y aportar energía para continuar con las actividades.

En primer lugar, habría que decir que si un niño desayunó a las siete de la mañana y va a almorzar a la una del mediodía, seguramente va a sentir hambre a eso de las diez u once de la mañana. (También puede ser que esto no suceda y, en ese caso, hay que dejarlo que se guíe por el apetito y nunca obligarlo a comer) El recreo que coincide con ese horario es el momento de comer algo y recargar energías. Aquí, algunas ideas para que esa pequeña comida que es la colación sume y no reste en la alimentación del niño.

Opciones de snacks saludables:

  • Una fruta fresca entera, cortada o una porción de ensalada de fruta.
  • Una fruta cocida al horno o en compota: manzana, pera, compota de ciruelas, etc.
  • Fruta seca: un puñado de nueces, pasas de uva, almendras, maníes con cáscara (no los fritos y salados). Las semillas de girasol también pueden ser adecuadas.
  • Pan: un miñoncito o una flautita de la panadería 
  • Cinco galletitas de agua o de cereales
  • Tres galletitas dulces rellenas (ocasionalmente)
  • Una barrita de cereal: hay casas de productos naturales que venden barritas hechas con semillas y frutas secas, mucho más sanas que las que conseguimos en el kiosco.
  • Un turrón de maní
  • Una galletita tipo Tita
  • Un alfajor (dos veces por semana)
  • Un yogur con o sin frutas
  • Un postrecito lácteo
  • Un sanguchito hecho con una rodaja de pan integral cortado al medio, una feta de queso de máquina y una de jamón
  • Dos vainillas o dos baybiscuit
  • Una rodaja de bizcochuelo o budín casero


Para que la colación produzca más saciedad, debe completarse con una bebida que puede ser agua, un yogur bebible, algún jugo en polvo que los chicos llevan preparados de casa o los envasados “en cajita”.

No es aconsejable que tomen gaseosa a media mañana. La gaseosa debería ser una bebida ocasional, para los fines de semana y los cumpleaños.

Con respecto a los niños que no aceptan llevarse para el recreo otra cosa más que alfajores y papas fritas, hay que saber que el niño no va a comer en la escuela lo que no come en casa y empezar a trabajar nuevos hábitos en el hogar. El fin de semana, ¿se le ofrece fruta fresca si tiene hambre entre comidas? ¿Tiene a mano yogures con frutas para comer como colación a la tarde, entre la merienda y la cena? ¿Qué ve comer a sus padres entre comidas?

La fruta es, sin duda, la mejor colación para media mañana y media tarde. Teniendo siempre una frutera tentadora en casa, dando el ejemplo e instando a los niños a comerlas se irá creando el hábito y no será difícil que acepten llevarla a la escuela para comerla como snack en el recreo.

 

Encontrá más tips, consejos y recetas en el blog Recetas para tu Familia de Planeta Mamá

Niños Nutrición infantil