Skip to main content

Televisión, celular, Tablet… ¿por qué es importante que no pasen mucho tiempo frente a las pantallas?

Los chicos pasan cada vez más tiempo conectados, y aunque el celular, la computadora, la tele, etc. los mantenga entretenidos y les guste puede terminar siendo nocivo para su desarrollo.

Desde la llegada de la televisión se ha generado un amplio debate alrededor de cuánto y cómo impactan las pantallas en el desarrollo de los chicos. Hace unos años, con el agregado de dispositivos como el celular, la Tablet, etc., que a los chicos de todas las edades les encantan (y a los adultos también), el debate se amplió.

Actualmente hay distintas posturas con respecto a la edad en que pueden comenzar a usarse estos dispositivos y cuán positivos son los contenidos que se imparten a través de los distintos canales, pero hay un acuerdo en relación a que un abuso de estos dispositivos puede impactar negativamente en niños y adolescentes. Básicamente porque las horas frente a cualquier tipo de pantallas les quitan tiempo para las relaciones interpersonales, para los vínculos reales y no virtuales, algo que no puede ser reemplazado de ninguna manera y que es sumamente importante.

Y a esto se le suman otros riesgos, capaces de afectar su salud, tanto física como emocional.

Entre los riesgos a los que se exponen los chicos que pasan mucho tiempo frente a las pantallas, la Academia Americana de Pediatría (AAP) destaca:

  • Retrasos del aprendizaje y de habilidades sociales: aquellos chicos que ven demasiada televisión durante la infancia y los años del preescolar pueden mostrar retrasos de atención y razonamiento y de las habilidades sociales. Eso puede tener que ver con que interactúan menos con sus padres y con la familia en general. Por otro lado, cuando los padres pasan mucho tiempo conectados o permiten que sus hijos pasen largas horas solos frente a las pantallas, pierden oportunidades únicas para interactuar con ellos y ayudarlos a aprender.
  • Problemas de sueño: los niños pequeños que están más expuestos a los distintos medios de comunicación o que tienen un televisor o dispositivo móvil en sus habitaciones, duermen menos y concilian el sueño en la noche más tarde. Incluso los bebés pueden sufrir un exceso de estimulación debido a las pantallas y no dormir el tiempo que necesitan para crecer.

  • Problemas en la conducta y el comportamiento: distintos estudios científicos han demostrado que los niños y adolescentes que experimentan más violencia en el mundo virtual a través de películas, series, videojuegos, etc., tienden a tener comportamientos más agresivos, ya sea porque lo que ven los atemoriza y confunde o porque tratan de imitar a los personajes de las pantallas. Por eso, se sugiere ofrecerles contenido de calidad, sin violencia y pensado para la edad del niño.
  • Obesidad: otro de los riesgos de pasar mucho tiempo frente a las pantallas es el aumento de peso y la obesidad infantil. No solo por el sedentarismo que esta actividad supone, y a que los chicos que pasan mucho tiempo mirando la tele u otro dispositivo están menos predispuestos a juegos saludables y físicos, sino también por las publicidades que pueden alentar el consumo de alimentos poco saludables.


Por estas razones los profesionales instan a los padres a limitar el tiempo que los chicos pasan frente a cualquier tipo de pantalla (dependiendo de la edad, sugieren que no sea más de una o dos horas al día y evitarlas antes de los 18 meses) y a ofrecerles otras alternativas lúdicas así como acompañarlos mientras se conectan, miran televisión, etc. de manera de poder compartir el contenido, hablar al respecto y aprender juntos. 

Crianza, familia y educación Niños Tecnología y familia Adolescentes Tecnología