Pasar al contenido principal

¿Debo tomar alguna precaución al viajar en avión estando embarazada?

El avión es un medio ideal de transporte para la embarazada, con algunos recaudos: al igual que para los viajes en auto o en ómnibus, deben evitarse los trayectos demasiado largos.

Como no hay paradas en el medio del vuelo, cuando se deba viajar 8 o más horas se sugiere tratar de conseguir alguna ubicación con mayor distancia entre asientos (no se permiten embarazadas en las filas de puerta de emergencia). La primera fila suele ser el único recurso posible. Pero en el caso de los vuelos de cabotaje, de una o dos horas, eso tiene menos importancia.

Si tenés que viajar en avión estando embarazada muchas horas, levantate cada dos horas como máximo y caminá quince minutos por el pasillo o simplemente, ubicate donde no molestes la circulación y quedate de pie.

Se sugiere una consulta al obstetra antes del viaje y en caso de duda un exámen ginecológico y/o ecografía. La mayoría de las compañías aéreas permiten que las embarazadas viajen hasta el séptimo mes sin restricciones, pasado ese período suelen pedir una autorización del obstetra donde conste la edad gestacional del embarazo y la aptitud para volar. A partir de la semana 36 la embarazada debe firmar un documento para eximir a la compañía de toda responsabilidad en caso de que surgiera algún problema relacionado con su estado durante el vuelo.

Es conveniente que consultes previamente con la compañía aérea con la que vayas a volar para que no surjan inconvenientes de último momento.

Lo ideal es que la embarazada viaje lo más precozmente posible. Se sugiere una consulta al obstetra antes del viaje.