Pasar al contenido principal

¿Cómo sé si mi bebé está bien abrigado?

Si el bebé está bien abrigado o no es una de las preocupaciones más comunes de las mamás, sobre todo si son primerizas. Y, en muchos casos, por miedo a que se enferme, lo abrigan de más sin saber que esto también puede ser perjudicial.Para mantener el calor coporal, lo ideal es abrigarse en capas, es decir, con varias prendas (suelen aconsejarse hasta tres, dependiendo el frío), como por ejemplo un body sobre la piel o remera mangas largas, un bucito o sweater y una campera.En el caso de los recién nacidos, como aún no regulan bien su temperatura corporal y pierden mucho calor por la cabecita, no hay que olvidarse del gorrito (en invierno más bien gruesito, en verano, para los primeros días, más liviano), tratando de que sea de algodón porque la lana sobre la piel del bebé puede resultar irritante En cuanto a cómo abrigar el cuerpito del bebé, lo mejor es pensar en cómo va abrigado uno y agregar a eso una capa más de ropa (una camperita, un enterito que vaya arriba de la ropa, un suéter), pero no mucho más que eso, sobre todo si el bebé va en un cochecito, que lo protege bastante del frío, y donde los padres suelen llevar una mantita, o va pegado al cuerpo de su mamá o de su papá, que le aportan su calor.Si aún hay dudas de si está abrigado o no, tocándole el cuello o la espaldita, por debajo de la ropa, es posible percibir su temperatura (si está calentito, pero seco, está bien, si está húmedo, transpirando, hay que quitarle una capa de ropa, y si está un poco frío, hay que agregarle). Las manos y los pies no suelen ser un buen parámetro para determinar si tiene frío o no, porque, sobre todo en los bebés más chiquitos, suelen estar fríos siempre, o casi siempre, debido a que aún no regulan bien la temperatura corporal. En el caso de los niños, el abrigo que lleven al salir debe ser el mismo que sus padres, ya que ahora no solo regulan bien su temperatura corporal sino que, además, ya caminan y esto hace que el cuerpo se mantenga más calentito, a diferencia de cuando eran bebés e iban quietos en su coche o a upa.Siguiendo estos parámetros, en verano lo mejor es vestir al bebé teniendo en cuenta cómo va vestido uno y, en lo posible, con ropa de puro algodón, que compensa las variaciones de la temperatura, llevando siempre una mantita de algodón o un abrigo extra en el bolso previendo el cambio de temperatura en caso de ir a lugares con aire acondicionado. Asesoró: Dra. Marisa Jaitt, pediatra.

Si el bebé está bien abrigado o no es una de las preocupaciones más comunes de las mamás, sobre todo si son primerizas. Y, en muchos casos, por miedo a que se enferme, lo abrigan de más sin saber que esto también puede ser perjudicial.

Para mantener el calor coporal, lo ideal es abrigarse en capas, es decir, con varias prendas (suelen aconsejarse hasta tres, dependiendo el frío), como por ejemplo un body sobre la piel o remera mangas largas, un bucito o sweater y una campera.

En el caso de los recién nacidos, como aún no regulan bien su temperatura corporal y pierden mucho calor por la cabecita, no hay que olvidarse del gorrito (en invierno más bien gruesito, en verano, para los primeros días, más liviano), tratando de que sea de algodón porque la lana sobre la piel del bebé puede resultar irritante

En cuanto a cómo abrigar el cuerpito del bebé, lo mejor es pensar en cómo va abrigado uno y agregar a eso una capa más de ropa (una camperita, un enterito que vaya arriba de la ropa, un suéter), pero no mucho más que eso, sobre todo si el bebé va en un cochecito, que lo protege bastante del frío, y donde los padres suelen llevar una mantita, o va pegado al cuerpo de su mamá o de su papá, que le aportan su calor.

Si aún hay dudas de si está abrigado o no, tocándole el cuello o la espaldita, por debajo de la ropa, es posible percibir su temperatura (si está calentito, pero seco, está bien, si está húmedo, transpirando, hay que quitarle una capa de ropa, y si está un poco frío, hay que agregarle). Las manos y los pies no suelen ser un buen parámetro para determinar si tiene frío o no, porque, sobre todo en los bebés más chiquitos, suelen estar fríos siempre, o casi siempre, debido a que aún no regulan bien la temperatura corporal.

En el caso de los niños, el abrigo que lleven al salir debe ser el mismo que sus padres, ya que ahora no solo regulan bien su temperatura corporal sino que, además, ya caminan y esto hace que el cuerpo se mantenga más calentito, a diferencia de cuando eran bebés e iban quietos en su coche o a upa.

Siguiendo estos parámetros, en verano lo mejor es vestir al bebé teniendo en cuenta cómo va vestido uno y, en lo posible, con ropa de puro algodón, que compensa las variaciones de la temperatura, llevando siempre una mantita de algodón o un abrigo extra en el bolso previendo el cambio de temperatura en caso de ir a lugares con aire acondicionado.

 

Asesoró: Dra. Marisa Jaitt, pediatra.