Skip to main content

El vínculo con el bebé recién nacido

https://www.youtube.com/watch?v=29YSBYlsgGs

Transcripción

¿Cómo es el vínculo entre una mamá y un bebé en los primeros momentos de vida de ese bebé? En general, cuando nace un bebé nace una nueva mamá; ninguna mamá es igual a otra, por lo tanto no podemos generalizar. Lo que sí podemos pensar es que este nuevo vínculo con este nuevo ser es justamente, una experiencia nueva, por lo tanto es un desafío, es una invitación al conocimiento entre esa mamá y ese hijo. Quizá las expectativas no son cumplidas exactamente como uno se lo hubiera imaginado. Quizá se imaginó que era un varón y es una nena, quizá imaginó que era rubio y es morocho, y así un sinnúmero de diferencias. ¿Cómo conectarse con ese bebé real? ¿Cómo poder aprender a conocerlo?

Bueno, justamente en este primer momento y en este primer vínculo, donde uno, ya sea un hijo de la panza o un hijo del corazón, lo tiene que adoptar como propio, para lo cual lo tiene que conocer, lo tiene que mirar, tiene que apelar a su sentido común, a su intuición como madre y confiar en que va a ser capaz de poder cuidarlo y sostenerlo, que toda mamá es capaz de cuidar a su bebé y que no siempre es bueno estar solo en estos primeros tiempos, que uno también necesita, para poder sostener a su bebé, sentirse sostenido como mamá.

Generalmente, cuando hay una pareja, cuando hay papá, es el papá el que cumple esta función, por lo tanto es como una cadena de sostenes: el papá sostiene a la mamá para que la mamá pueda ocuparse de su bebé. Si se produce esta situación - que es la ideal - esa mamá va a poder relajarse y poder poner toda su energía y su predisposición justamente para poco a poco ir construyendo este nuevo vínculo con este ser desconocido que, si bien compartió con él mucho tiempo dentro de la panza, en el momento en que nace es una personita a la cual hay que ir conociendo de a poco.

Además, el bebé llora, necesita ser alimentado, necesita ser cambiado, y este estrés normal natural de los primeros tiempos puede producir que la mamá sienta que no puede con todo, o que no sabe qué hacer con él, y en realidad sí puede y sí sabe. Lo único que tiene que hacer es tomarse su tiempo, no exigirse, no sentirse presionada, que no le importe lo que piensen los demás, y tratar de tener espacios a solas con ese bebé para mirarlo, para escucharlo, para tocarlo, para sentirlo y para aprender a conocerlo.

Bebés Crianza, familia y educación El recien nacido Estimulación temprana y desarrollo Hijos con capacidades diferentes Mamás sin pareja El papá y el bebé Videos