¿A qué puedo jugar con mi hijo de 4 años?

 
Los niños de esta edad tienen “pilas recargables” y parecen estar permanentemente enchufados al cargador. Nunca están cansados, la diversión siempre es poca y los juegos en los que ponen el cuerpo en movimiento son los que más le gustan

Si llegaste cansada del trabajo, una buena idea es tirarte en la cama con tu hijo y hacer una guerra de almohadas, porque sus juegos preferidos son los corporales: cosquillas, representaciones con sus peluches y torres de almohadones para ver a quién le dura más el conejo arriba de todo son propuestas que le van a encantar.

Si tenés toda la tarde para estar con él o es fin de semana, podés pensar en un juego más elaborado: hacer luchas con espadas de papel, carreras y juegos como las escondidas o la mancha siempre funcionan.

La plaza, el patio o la terraza pueden ser escenarios adecuados para patear pelotas, encestar en aros que estén a su altura, probar con la rayuela y hacer monerías en una colchoneta. Bailar, fabricar juegos “caseros” para encestar o tipo bolos también puede funcionar. Obviamente, la bicicleta y los patines pueden participar en una salida a la plaza en la que las estrellas serán las hamacas y el tobogán y a la que podés agregarle como atractivo hacer un picnic con viandas preparadas en casa y con su ayuda.

Ahora, si llueve o por algún motivo querés proponerle algo más tranquilo, tené en cuenta que todos los elementos para construir pueden entretenerlo, y mucho más si a las maderitas le agregás animales o muñequitos y se ponen a armar juntos una historia.

Las muñecas siguen en el “top ten” de las nenas y al jugar con los papás se pueden hacer cosas que tal vez solas no podrían: por ejemplo, bañarlas, lavarles la ropa y plancharla (esto último a cargo del adulto, claro). Les va a encantar usar champú y crema de enjuague para luego desenredar el cabello de sus muñecas con su propio peine. Jugar a la peluquería y dejar que te peine y te maquille puede ser muy divertido. Después, ¡las fotos van directo a Facebook!

Mezclá el arte con la ciencia y proponele pequeños experimentos como decolorar en agua el papel crepe o la remolacha. Dibujar con hisopos mojados en jugo de limón en una hoja blanca y, cuando se seca, pasar el dibujo sobre una vela y… mágicamente aparece el dibujo. Usar crayones gordos derretidos con vela y todas las propuestas plásticas que se te ocurran.

Y si llueve y ya se les acabaron todas las ideas… inventen un juego de mesa, fabriquen el tablero y establezcan las reglas.


Ingresá la fecha estimada de parto o fecha de nacimiento de tu bebé:
Tu correo electrónico:

Encuesta

 
Cuando a tus hijos no les gusta la comida que preparaste, ¿hacés una comida solo para ellos?

Desarrollo integral del sitio: TAP