Skip to main content

¿Es normal que el bebé recién nacido tenga hipo? ¿Cómo calmarlo?

El hipo frecuente es muy común en los recién nacidos y niños menores de un año, y puede durar hasta media hora. Como pasa en el caso de los adultos, para un bebé o niño el hipo pasajero no es peligroso ni doloroso y tampoco es síntoma de ninguna enfermedad, ni algo por lo que los papás deban preocuparse.¿Por qué un bebé tiene hipo tan a menudo? Esto se debe a que, por lo general, el bebé se alimenta demasiado rápido y esto provoca la dilatación del estómago y la estimulación del nervio frénico, lo que produce la contracción espasmódica, involuntaria y repetitiva del diafragma, conocida como hipo. Para evitar el hipo en el bebé es recomendable tratar de que no ingiera tan rápido la leche o los alimentos. Una manera de lograrlo es no esperar a que tenga mucho hambre para alimentarlo y tratar de hacerlo en un ambiente relajado y tranquilo. Y en el caso de que tenga hipo mientras está tomando la teta o mamadera, cambiarlo de posición, tratar de que haga “provechito” y esperar a que se calme para seguir alimentándolo.Si el hipo es persistente, conversarlo con el pediatra no está de más. Así como también si viene acompañado de tos o regurgitaciones, si el bebé se pone muy molesto o si es frecuente después del año de edad del bebé. Asesoró: Dr Patricio Ehrman, Médico Ginecólogo Obstetra Sección Uroginecología y Cirugía Reconstructiva del Hospital Universitario Cemic

El hipo frecuente es muy común en los recién nacidos y niños menores de un año, y puede durar hasta media hora. Como pasa en el caso de los adultos, para un bebé o niño el hipo pasajero no es peligroso ni doloroso y tampoco es síntoma de ninguna enfermedad, ni algo por lo que los papás deban preocuparse.

¿Por qué un bebé tiene hipo tan a menudo? Esto se debe a que, por lo general, el bebé se alimenta demasiado rápido y esto provoca la dilatación del estómago y la estimulación del nervio frénico, lo que produce la contracción espasmódica, involuntaria y repetitiva del diafragma, conocida como hipo.

Para evitar el hipo en el bebé es recomendable tratar de que no ingiera tan rápido la leche o los alimentos. Una manera de lograrlo es no esperar a que tenga mucho hambre para alimentarlo y tratar de hacerlo en un ambiente relajado y tranquilo. Y en el caso de que tenga hipo mientras está tomando la teta o mamadera, cambiarlo de posición, tratar de que haga “provechito” y esperar a que se calme para seguir alimentándolo.

Si el hipo es persistente, conversarlo con el pediatra no está de más. Así como también si viene acompañado de tos o regurgitaciones, si el bebé se pone muy molesto o si es frecuente después del año de edad del bebé.

 

Asesoró: Dr Patricio Ehrman, Médico Ginecólogo
Obstetra Sección Uroginecología
y Cirugía Reconstructiva del Hospital Universitario Cemic