Pasar al contenido principal

¿Está bien decirles a nuestros hijos que no lleven pantallas (celulares, tablets, computadoras, etc.) cuando salimos de vacaciones?

Una posición tan extrema en ningún caso es la más conveniente, y en este en particular prohibirles a los chicos algo a lo que están habituados es convertir su tiempo de ocio en poco placentero. No hay que olvidar que las vacaciones son sinónimo de descanso, diversión y, sobre todo para los chicos y adolescentes, de encuentros virtuales o en persona con amigos. Como la tecnología es un gran intermediario de la comunicación, cortarlo puede resultar muy conflictivo y en cierta medida malograr lo que podría haber sido unas lindas vacaciones para los chicos. Además, cuanto más se controla algo, más deseos se generan sobre eso, y en el caso de las pantallas se suma el hecho de que ignorarlas es ignorar algo que forma parte de la comunicación de los hijos. Esto no significa que tengan que estar todo el día conectados o que ese sea el único medio por el que se comuniquen. Se pueden establecer ciertas pautas flexibles con tiempos para la tecnología y otros para disfrutar de actividades juntos. Plantear momentos, ofrecer alternativas como llevar a un amigo suyo a las vacaciones, y estar disponibles para compartir, por ejemplo, juegos de mesa o al aire libre es fundamental para que los mismos chicos apaguen la pantalla.En el caso de las familias que no tienen televisor porque adhieren a alguna práctica naturista o anticonsumo, es lógico que no lleven tecnología a las vacaciones, pero esto no se plantea como una decisión del momento sino que significa la continuación de algo que ya se vive en casa. Asesoró: Cristina Castillo, psicoanalista, docente y supervisora de Pareja y Familia en la Institución Fernando Ulloa

Una posición tan extrema en ningún caso es la más conveniente, y en este en particular prohibirles a los chicos algo a lo que están habituados es convertir su tiempo de ocio en poco placentero. No hay que olvidar que las vacaciones son sinónimo de descanso, diversión y, sobre todo para los chicos y adolescentes, de encuentros virtuales o en persona con amigos. Como la tecnología es un gran intermediario de la comunicación, cortarlo puede resultar muy conflictivo y en cierta medida malograr lo que podría haber sido unas lindas vacaciones para los chicos. Además, cuanto más se controla algo, más deseos se generan sobre eso, y en el caso de las pantallas se suma el hecho de que ignorarlas es ignorar algo que forma parte de la comunicación de los hijos.

Esto no significa que tengan que estar todo el día conectados o que ese sea el único medio por el que se comuniquen. Se pueden establecer ciertas pautas flexibles con tiempos para la tecnología y otros para disfrutar de actividades juntos. Plantear momentos, ofrecer alternativas como llevar a un amigo suyo a las vacaciones, y estar disponibles para compartir, por ejemplo, juegos de mesa o al aire libre es fundamental para que los mismos chicos apaguen la pantalla.

En el caso de las familias que no tienen televisor porque adhieren a alguna práctica naturista o anticonsumo, es lógico que no lleven tecnología a las vacaciones, pero esto no se plantea como una decisión del momento sino que significa la continuación de algo que ya se vive en casa.

 

Asesoró: Cristina Castillo, psicoanalista, docente y supervisora de
Pareja y Familia en la Institución Fernando Ulloa

Encuestas

¿Tu hijo pasa mucho tiempo conectado o frente a las pantallas en vacaciones?

Sí!, está constantemente con su celular, mirando tele o con la consola de juegos
51% (65 votos)
No, va variando con otras actividades
14% (18 votos)
Si fuera por él, sí, pero trato de proponerle otras actividades más allá de las pantallas
35% (45 votos)
Votos totales: 128