Skip to main content

Mitos y verdades sobre el cáncer

¿Qué es el cáncer?


Esta enfermedad nace a partir de un desorden en el proceso celular. Las células son componentes básicos del organismo que crecen y se dividen, produciendo nuevas células. En ciertas ocasiones, se forman nuevas células cuando el cuerpo no las necesita y otras viejas no mueren cuando deberían, ocasionando la formación de una masa de tejido que se conoce comúnmente como tumor.

Los tumores benignos no son considerados cancerosos debido a que esas células crecen en un lugar y no se diseminan a otras partes del cuerpo. Por lo que suelen ser fáciles de extirpar y en general no reaparecen.

Los tumores malignos son cancerosos dado que pueden diseminarse a otros órganos. Esto ocurre porque estas células se dividen sin orden ni control, pudiendo invadir y destruir tejidos, y entrar al torrente sanguíneo o al sistema linfático.


Principales mitos respecto del cáncer

 

  • Hay yuyos o hierbas medicinales que curan el cáncer

No existen estudios científicos que demuestren su poder curativo. Además, es importante que los pacientes informen a sus médicos si desean incorporarlos debido a que pueden afectar la eficacia de los fármacos, así como interferir con la efectividad de la terapia que se está llevando a cabo.

  • El cáncer es hereditario

Sólo entre el 5 y el 10 por ciento de los cánceres son hereditarios. Es decir, aparecen por alteraciones genéticas que se transmiten de generación en generación y de padres a hijos. De cualquier manera, es fundamental hacerle saber al médico que hubo casos de cáncer en la familia para poder prevenirlo.  

  • El cáncer lleva inevitablemente a la muerte

No en todos los casos el cáncer lleva a la muerte. Gracias a la diversidad de tratamientos, actualmente más de la mitad de los cánceres diagnosticados de forma temprana pueden curarse.

  • La depresión, la angustia y el estrés pueden causar cáncer

Ninguno de estos factores generan un riesgo de desarrollar cáncer. De hecho, no hay investigaciones que demuestren una asociación entre los sentimientos o estados de ánimo con la aparición de la enfermedad.

  • Los edulcorantes artificiales causan cáncer

Tampoco existe estudio alguno que demuestre que el consumo de alimentos y/o bebidas que contienen sacarina, ciclamato y aspartamo produzcan cáncer. 

  • La biopsia acelera el cáncer

La biopsia consiste en la extracción de una porción de tejido del cuerpo con el fin de analizar la presencia o no de células anormales. Hay quienes creen que esta cirugía puede llevar a que el cáncer se disemine. Por el contrario, éstas prácticas se realizan con métodos muy seguros para evitar que las células cancerosas se extiendan a tejidos sanos. 

  • Si los tratamientos médicos no logran curar al cáncer, otras terapias pueden hacerlo

Las terapias complementarias pueden ser un acompañamiento. Algunas de ellas permiten el control de los efectos que pueden producir ciertos tratamientos, así como la tensión o el sufrimiento causado por la enfermedad.

En cambio, el consumo de jarabes o sustancias derivadas de insectos o reptiles pueden interferir negativamente, motivo por el cual es conveniente consultar con el médico antes de su uso.

  • Nada puede hacer una persona para evitar el cáncer

Llevar una vida saludable, es decir, tener una alimentación rica en frutas, verduras y legumbres y reducida en grasas y carnes rojas, realizar actividad física regular, evitar la obesidad y el tabaco y disminuir la ingesta de alcohol, reducen el riesgo de padecer cáncer. 

También es importante realizarse controles periódicos de salud ya que los cánceres detectados tempranamente tienen una alta posibilidad de curación.

  • Fumar pocos cigarrillos no aumenta el riesgo de contraer cáncer

Desde el primer cigarrillo que se fuma aumenta el riesgo a contraer esta enfermedad. Incluso el solo hecho de respirar el humo que exhala un fumador ya implica mayores posibilidades de contraer enfermedades cardiovasculares, pulmonares y cáncer.

El tabaco es la principal causa evitable de cáncer, no sólo de pulmón sino de vías respiratorias altas, vejiga y páncreas, entre otros. Dejar de fumar va reduciendo poco a poco las posibilidades de enfermarse. 

  • El consumo de morfina genera adicción en los pacientes que tienen cáncer

La morfina es un analgésico indicado a personas que tienen dolor severo debido al cáncer u otras enfermedades y su consumo no genera adicción. Al estar controlado el dolor puede retirarse paulatinamente. 

 

Fuente: Ministerio de Salud de la Nación