Skip to main content

Toxoplasmosis: ¿Puedo tener gatos o acaso ocasionan algún tipo de daño a la embarazada o a su bebé?

El temor a los gatos surge de la posibilidad de que porten el toxoplasma gondi, que es un parásito que cumple parte de su ciclo vital en el aparato digestivo de estos animales ingresando en ellos a través de carne cruda. Sin embargo, no todos los gatos son portadores y a su vez uno de los primeros exámenes de laboratorio que se hacen de rutina a la embarazada es la prueba de Sabin Feldman, que permite detectar la presencia de la infección.

No se recomienda higienizar la caja donde el gato hace sus necesidades, pues existe la posibilidad de que las heces porten el parásito. Si no hay un reemplazante que pueda encargarse de higienizar la caja, es necesario que utilices guantes y te laves muy bien las manos luego de hacerlo.

La toxoplasmosis muchas veces no presenta síntomas y en los casos más graves se manifiesta con fiebre y un cuadro tipo gripal.

En caso de ser diagnosticada durante el embarazo, debe tratarse para prevenir las consecuencias que puede traer al bebé, como aborto, parto prematuro, problemas neurológicos y ceguera.