Skip to main content

¿Cuándo aparecen los primeros síntomas de embarazo?

¿Querés saber si estás embarazada? Entonces prestá atención a estos síntomas, si los tenés, tal vez llegó el momento de hacerte un test de embarazo!:

Hay algunas señales que las mujeres pueden detectar y que son manifestaciones físicas de embarazo, pero que por lo general no se sienten hasta que se retrasa la menstruación o hasta una o dos semanas después de este retraso. Estos síntomas suelen aparecer en distintos momentos del primer trimestre e ir disminuyendo a medida que el embarazo avanza.

 

Retraso de la menstruación


Si bien en las mujeres más jóvenes la menstruación puede tardar uno o dos meses en suspenderse a pesar de que están embarazadas, esta es una de las señales más claras y evidentes para sospechar y que motivan a la mayoría de las personas a hacerse un test de embarazo.

A las mujeres con ciclos irregulares les puede resultar más difícil notar este retraso pero hay otros síntomas que pueden ayudarlas a confirmar sus sospechas.

 

Hinchazón y sensibilidad de los pechos


El cambio hormonal hace que los senos se hinchen y se vuelvan más sensibles y que los pezones se oscurezcan y se pongan más grandes al prepararse para la producción de leche.

La sensación en esta zona es similar a la que se produce en la etapa premenstrual y esto puede hacer difícil distinguirla como una señal de embarazo.

 

Cansancio


Bostezos constantes, ganas de dormir muchas horas y mañanas difíciles para las que tienen que madrugar son parte de los síntomas durante los primeros meses de embarazo, también producto de los cambios hormonales que se están desarrollando en el cuerpo.

 

Naúseas, vómitos y mareos


Una sensación de descompostura, sobre todo a la mañana, que puede provocar vómitos aunque el estómago esté vacío, es otro de los síntomas que sumado a los mareos se produce en el primer trimestre de embarazo y suele desaparecer, para alivio de muchas, al comienzo del segundo.

Estas náuseas, provocadas muchas veces por un olor que antes pasaba inadvertido, son un síntoma que puede presentarse en muchas mujeres pero que en otras embarazadas es muy leve o ni siquiera se desarrolla.

 

Acidez


Aunque la acidez suele aparecer durante el segundo trimestre de embarazo, hay mujeres que pueden experimentarla antes debido a los cambios hormonales. Estos cambios producen la relajación de la válvula o esfínter que separa el estómago del esófago haciendo que los ácidos gástricos pasen hacia el esófago, provocando así esa sensación de ardor o quemazón.


Dolor en la parte baja del abdomen


Durante el primer trimestre de embarazo, pueden sentirse dolores similares a los síntomas premenstruales, debido a la actividad que está ocurriendo en la pelvis. Lo importante es que este dolor no vaya acompañado de sangrado vaginal. Si esto llegara a suceder, es imprescindible consultar con el médico.

 

Muchas ganas de orinar


Habiendo o no tomado mucho líquido, ir cada vez más seguido a orinar es parte de la primera etapa de embarazo, porque la sangre que circula por el cuerpo aumenta y hace trabajar más a los riñones que tienen sangre extra para filtrar.

Levantarse por las noches más veces que antes o necesitar un baño cerca para poder estar tranquila, es característico de esta etapa y otro síntoma más de que una mujer está esperando un bebé.

Esta sensación también se producirá cuando el embarazo esté más desarrollado, a causa del peso que el útero ya grande ejercerá sobre la vejiga, produciendo en algunos casos incontinencia urinaria.

 

Antojos y rechazo a ciertos olores y comidas


Un perfume que hasta hace unas semanas era el preferido o una comida que antes era devorada con fruición, pueden quedar en el olvido a causa de las náuseas y el rechazo que generan en las primeras semanas de embarazo.

Como contrapartida, alimentos dulces o salados que pasaban desapercibidos pueden convertirse en los predilectos de una embarazada. 

 

Cambios de humor


Así como la menstruación es señalada como la causante de estados de ánimo raros y poco habituales, el embarazo, con una cuota más alta de hormonas “alteradas”, es una etapa de humores y sensaciones encontradas.

Este cambio en el estado de ánimo forma parte de los síntomas que en un principio pueden confundirse con la etapa premenstrual.

 

Manchas en la piel


Durante el embarazo se produce un gran aumento de la hormona melanocito, que estimula la pigmentación de la piel ante la exposición a los rayos solares.

Estas manchas generalmente aparecen en las zonas habitualmente mas pigmentadas como los pezones, areolas, pecas, la línea alba (entre el ombligo y el pubis), axilas, región vulvar y ano. También suelen aparecer en la cara: labio superior, nariz y la frente y generalmente desaparecen unos meses después del parto, aunque a veces no lo hacen completamente.

Más allá de que todos estos síntomas se produzcan o no, es muy importante que ante la duda de embarazo se realice un test para confirmar o desterrar esta posibilidad. A través de test caseros de orina, análisis de sangre y consultas médicas, se puede determinar si se está o no esperando un bebé.

Hay que tener en cuenta que si el test de orina da positivo, las chances de que esté mal ese resultado son remotas, sin embargo, el hecho de que de negativo no es tan exacto ni definitivo.

Una vez confirmado el embarazo es muy importante la consulta médica con el ginecólogo o con un obstetra para saber qué cuidados hacen falta en esta etapa, lo que se puede hacer y lo que no, las comidas que hay que evitar para llevar una dieta saludable tanto para la mamá como para el bebé, la incorporación de ácido fólico, entre otros hábitos.

Quedar embarazada Buscando el embarazo