.

Cuando los chicos no quieren ir a la escuela

 
Página 1 de 2
Fecha de última actualización:13/02/2017
Cuando los chicos no quieren ir a la escuela
Cuando el “no quiero ir a la escuela” se transforma en la primera frase que escuchan los padres de lunes a viernes, hay una serie de cuestiones en las que hay que pensar.

Todos los chicos disfrutan de las vacaciones y a todos les gusta dormir un rato más los fines de semana, pero eso no debería significar que en época de clases, llevarlos a la escuela sea una misión imposible.

Cuando el “no quiero ir a la escuela” se transforma en la primera frase que escuchan los padres de lunes a viernes, hay una serie de cuestiones en las que hay que pensar:  

 

  • En primer lugar, hay que encontrar el momento para abrir el diálogo entre padres e hijos: muchas veces con sólo generar este espacio alcanza para descubrir el problema y actuar en consecuencia. Por ejemplo, el niño puede estar teniendo problemas para relacionarse con sus compañeros y, por vergüenza o temor, no se lo dice a la maestra. De ser así, pedir una entrevista y solicitar a la docente una mirada atenta sobre esta situación puede ser suficiente para devolverle al niño las ganas de ir a la escuela. 
  • Una visita al pediatra puede servir para evaluar si el chiquito está durmiendo lo suficiente, si se está alimentando bien, si está haciendo actividad física y si su estado de salud general es bueno. Chequear la “agenda” del pequeño y preguntarse si no estará con demasiadas actividades que lo dejen muy cansado es otro punto a revisar. 
  • Un encuentro con la maestra para comentarle la situación puede darles a los padres un panorama de lo que pasa en ese ámbito del cual ellos “quedan afuera”. Por ejemplo, si la maestra comenta que el nene que ellos traen a la rastra se queda lo más bien una vez que sus padres se van, que juega, que aprende, que participa en clase y que se entusiasma con las propuestas, habrá que pensar que el niño está queriendo decirles algo exclusivamente a sus papás. Ahora, si durante las horas de clase se nota el desgano, habrá que analizar en profundidad, conversando con el chico y con la maestra, qué puede estar “haciendo ruido” en ese espacio, para pensar estrategias en conjunto.   
  • Una charla de ambos padres, en la que evalúen la situación familiar en ese momento, también puede ser esclarecedora: el nacimiento de un hermanito, la muerte de un abuelo, padres que trabajan demasiado y no tienen tiempo para estar con ellos, pueden ser factores que influyan en la insistencia para quedarse en casa. 

¿Cómo evaluarías la situación de tu hijo en la escuela, dentro de su grupo de pares?

Ingresá la fecha estimada de parto o fecha de nacimiento de tu bebé:
Tu correo electrónico:

Desarrollo integral del sitio: TAP
Marketing digital by