.

Obesidad infantil: una enfermedad que aumenta y preocupa

 
Página 2 de 4
Fecha de última actualización:12/12/2016

Los entretenimientos que ofrece la tecnología –televisión, computadora, play station- tientan a pasar largas horas frente a la pantalla y propician el sedentarismo, mientras que las publicidades incitan al consumo de alimentos no saludables. Las actividades físicas, deportivas o al aire libre se fueron limitando, en ocasiones, por falta de tiempo de los padres para acompañar a los chicos.

Estos factores conducen a ingerir menos alimentos nutritivos, a incorporar más productos de alto valor calórico y, al haber un menor gasto energético por falta de actividades físicas, se genera un aumento de peso.

La obesidad trae serias consecuencias para la salud. Además de ser una patología, es un factor de riesgo de otras enfermedades como diabetes, hipercolesterolemia e hipertensión arterial que, al mismo tiempo, ocasionan  riesgo de padecer afecciones cardiovasculares.

Los factores emocionales también son clave, tanto como causa que lleva a la ingesta compulsiva para calmar la ansiedad que se genera por numerosas razones, y, a su vez, como consecuencia por el sufrimiento que provoca la discriminación de sus pares y produce una baja autoestima.

Cuándo preocuparse

Algunos signos ayudan a pensar cuándo el peso de los niños puede ser una preocupación. Más allá del aspecto físico, es importante tener en cuenta la actitud que el niño tiene hacia la comida: si está muy ansioso y busca golosinas o necesita comer con insistencia fuera del horario de las cuatro comidas básicas, porque no logra una sensación de saciedad.

También es probable que evite realizar actividades que le demanden mucho esfuerzo físico o que suspenda momentos de juego por comer. Algunas creencias dificultan que los padres adviertan el sobrepeso. Se tiende a pensar que un niño es robusto o grandote y no que está excedido de peso o que, con los cambios de la pubertad, los kilos se reducen.

Un niño robusto puede tener un peso mayor para su edad y su talla, lo importante es determinar si el tejido que predomina es muscular –que no es un factor de riesgo- o graso -que sí lo es-. Para diferenciarlo existen estudios que evalúan qué proporción tiene cada uno de los elementos (agua, tejido graso, magro o muscular) que forman la composición corporal.

En cuanto a la etapa del desarrollo, puede suceder que, cuando las hormonas actúan, el sobrepeso de la niñez disminuya. Sin embargo, si los hábitos alimentarios y un estilo de vida activo no se incorporan desde la infancia, en la adultez es muy probable que vuelva a tener el sobrepeso infantil.


Hay 2 comentarios sobre esta Nota.
gabriela spilere dice:
Valoración:
0
me gusto mucho la nota, muy completa, y sobretodo don PAUTAS, q es lo q a veces nos cuesta....
Responder
Celeste dice:
Valoración:
0
Muy buena nota y me sirve de mucho. Gracias
Responder
Ingresá la fecha estimada de parto o fecha de nacimiento de tu bebé:
Tu correo electrónico:

Foros

Abuelas 2.0

Un espacio para que las abuelas 2.0 compartan consejos sobre los nietos, la relación con sus hijas o nueras embarazadas y todas esas experiencias que quieran contarles a otras mujeres, madres y abuelas.

Desarrollo integral del sitio: TAP
Marketing digital by