Pasar al contenido principal

Codo dislocado en niños: ¿por qué no hay que tironear a los chicos del brazo?

Tirar a los más chiquitos del brazo en un movimiento aparentemente inofensivo puede hacer que su codo se disloque y sea necesario ir al médico para reacomodarlo.

La dislocación del codo, subluxación de la cabeza del radio o “codo de niñera”, como suele llamarse, es una de las consultas traumatológicas más comunes en los niños menores de tres años. Esto se debe a que un simple tirón de brazos, producto de levantar a los niños de las muñecas, tratar de quitarles la ropa tirando de los brazos, o simplemente tirar de su brazo para ayudarlo a subir un escalón puede producirlo.

 

¿A qué se debe?


Esta lesión, que se produce en bebés y niños, suele ocurrir entre el año y medio de edad y los 5 años, por la madurez de la anatomía, y es muy raro que suceda luego de esas edad. Tiene una tasa de recurrencia bastante alta, es decir que es muy común que vuelva a suceder. 

En bebés y niños los cartílagos y articulaciones son muy laxas y el codo es una zona muy delicada a tirones que parecen insignificantes, pero que pueden hacer que la cabeza del radio se salga de lugar (a esto se llama subluxación) quedando trabada y produciendo dolor.

Como esta subluxación no se trata de una rotura de ligamentos o fractura de cartílagos, a medida que la persona va creciendo se va reduciendo la posibilidad de padecerla.

 

¿Cuáles son las señales de dislocación del codo?


Después de sufrir esta lesión, los chicos suelen llorar sin causa aparente y para evitar el dolor intenso dejan de levantar y mover todo el brazo y la mano, que cae flácidamente, como paralizado.

 

Qué hacer y qué no


En estos casos, lo que NO hay que hacer es tratar de volver el codo a su lugar, esto solo debe hacerlo un médico traumatólogo porque si se hace mal puede resultar perjudicial y más dañino para el brazo del chico.

Entonces, la recomendación es ir al médico enseguida, quien se encargará de reacomodar el radio a su lugar con una maniobra especial, sin más tratamiento que ese. Una vez reacomodado el radio, los chicos empiezan a mover el brazo y las manos y el dolor va desapareciendo gradualmente.

Si, en cambio, se espera mucho para consultar al médico o la subluxación no es debidamente tratada, puede que sea necesario colocar una férula de yeso y que el dolor sea más persistente.

Aunque se puede confirmar el diagnóstico sin necesidad de hacer una radiografía, lo más recomendables es hacerla para descartar complicaciones o fracturas en los huesos del codo.

 

Cómo prevenir esta lesión


Como esta lesión se produce más que nada cuando los niños sufren de una tracción brusca, para prevenirla hay que evitar alzar a los niños de un solo brazo -ya sea de la muñeca o de la mano-, y/o balancearlos de un lado al otro o en círculos agarrándolos de las manos o del antebrazo.

Para levantarlos o alzarlos, lo mejor es tomarlos debajo de los hombros y sostener la parte superior de su cuerpo cerca de uno. 

 

Asesoró: Dr. Esteban Busto, pediatra y director del Centro KMI
(Kinesiología y Medicina Integrativa)

Bebés Niños Salud del Bebé Salud del niño