Pasar al contenido principal

Buñuelos de acelga

Lavar muy bien la acelga, teniendo en cuenta que se recomienda sumergir las verduras de hoja en agua con lavandina (1 gota de lavandina por litro de agua) para matar las bacterias que pueden provocar enfermedades. Pasado el minuto, se escurren y se lavan bien bajo el chorro de la canilla.

Solo con el agua del lavado, se lleva la acelga a una olla aprovechando hojas y pencas. Primero se pone unos minutos a fuego fuerte (la olla siempre tapada) y después se baja al mínimo hasta que esté cocida pero no pasada (las hojas deben conservar su color verde brillante y las pencas se deben poder atravesar fácilmente con un tenedor). Cuando está lista, la acelga ocupa menos de la mitad del volumen que ocupaba en la cacerola cuando se las puso a cocinar.

Una vez lista, retirar la acelga y dejarla enfriar en un colador, escurrir con las manos para quitar el exceso de agua, picar y colocar en un bowl.

Agregar en el bowl el huevo batido, la leche, la harina y los condimentos y unir muy bien. Si queremos que los bocadillos resulten muy homogéneos, en este momento se puede utilizar la batidora de mano o minipimer. Dejar reposar la mezcla en la heladera durante media hora.

Freír en sartén con aceite caliente (que no desprenda humo) e ir cocinando los bocadillos colocando la masa en el aceite por cucharadas. 

Dar vuelta para dorar de ambos lados, retirar con espumadera y colocar sobre papel absorbente antes de servir.

Ingredientes
  • 1 paquete de acelga
  • 1 taza de harina leudante
  • 1 huevo
  • 1 taza de leche
  • Sal, queso rallado y nuez moscada, a gusto
Secretos para compartir

La receta es como para 4 personas, la cantidad de buñuelos depende de la cantidad de mezcla que se ponga a freír en cada cucharada.

Dificultad
Fácil
Cantidad de Porciones
4
Tiempo de preparación
20Min
Tiempo de cocción
5Min
Recetas Embarazo Nutrición en el Embarazo Niños Nutrición infantil Adolescentes Nutrición en adolescentes
Vegetales

Contenidos Relacionados