Pasar al contenido principal

Tortas caseras para el cumpleaños de los chicos

Hay mamás que eligen hacer la torta de cumpleaños ellas mismas porque la economía no está para grandes gastos o porque les encanta lo casero. Si este es tu caso, te damos algunos secretos e ideas para que la torta sea todo un éxito

Si hacer algo lindo sin gastar de más para el cumpleaños de los chicos es la premisa básica, la torta y la decoración pueden ser las claves.

Para tener una idea, la torta que más se usa en los cumpleaños es el clásico bizcochuelo con dulce de leche, sobre todo para el primer añito, y, cuando los chicos son más grandes, decorado con merenguitos, confites, granas, pasta de cobertura, baño de chocolate, merengue, frutas, crema chantillí, etc. También hay un revival de la chocotorta, sobre todo en los cumpleaños de preadolescentes o adolescentes, pero ojo, con esta torta hay que tener cuidado porque puede resultar muy cara ya que necesita muchas galletitas.



chocotortaVer receta de Chocotorta


Otra de las opciones son los cupcakes o los cake pops (que son como “chupetines” hechos con torta y palillos de madera), que se están usando mucho para la mesa dulce, aunque no suelen reemplazar a la torta salvo cuando se festeja el cumple en el colegio, como para ahorrarle el momento del corte a la maestra.



Receta cupcakesVer receta de cupcakes: la opción de moda

 


Algunos consejos e ideas para tener en cuenta


Lo primero que hay que tener en cuenta es que no conviene dejar la torta para el final, lo mejor es definirla antes que a cualquier otra cosa porque en el apuro de planearla y prepararla un día antes del cumple, es más factible gastar de más. Y si es la primera vez que se va a hacer “esa” receta, probarla antes con la familia para no llevarse sorpresas cuando haya que hacerla para el cumple.

Si la idea es hacer una torta que no sea el clásico bizcochuelo, la marquise o el brownie (con chips de chocolate blanco o confites en vez de nueces) son algunas de las tortas más exitosas con los chicos y amigables a la hora de decorar.




marquise de chocolate
Ver receta de Marquise de chocolate: una opción muy sabrosa

 

Secretos para un bizcochuelo perfecto


De cajita o casero, el bizcochuelo es una de las opciones más sencillas y preferidas por muchas mamás, pero ¿qué hacer si sale seco o demasiado húmedo?

Si sale seco, una vez que se enfrió, cortarlo en la cantidad de capas deseada y humedecerlas con un poco de almíbar. Si, por el contrario, se trata de una receta de bizcochuelo muy húmeda, que no va a cubrirse luego con pasta de cobertura o fondant (que no llevan heladera), dejarlo toda la noche en la heladera o unas horas en el congelador, totalmente cubierto con film plástico para que no se humedezca. Esto ayudará a que no se desarme o desmigaje tanto al rellenarlo o al decorarlo.

Y una manera de evitar que se desarme o se desmigaje al rellenarlo con dulce de leche, es entibiando previamente el dulce para que quede más líquido.

Finalmente, tratar de cubrirlo con una cobertura suave, liviana, especialmente en los costados, que son la parte más débil y que al estar húmedas pueden ceder ante una cobertura más pesada.

Listo el bizcochuelo, ahora, ¿con qué conviene decorarlo?

En cuanto a la decoración, cada madre sabe qué cobertura le resulta más cómoda: algunas saben hacer merengue, otras se animan a una cobertura de chocolate, otras prefieren las granas, otras se animan a las pastas de cobertura, etc, lo cierto es que las opciones son muchísimas.
 
Para las madres a las que no les gusta cómo quedan las granas, pero que no se animan a nada más difícil, la torta puede cubrirse con dulce de leche y después con confites de chocolate de colores o merenguitos.  Si los laterales quedaron desprolijos, pueden taparse con vainillas, habanitos, rodhesias, obleas o barras de chocolate, y "sostenerlos" con una cinta de raso y un moño (en realidad deben estar pegados con dulce de leche, pero la cinta ayuda a sostener y le agrega un toque a la decoración).

Las madres que saben hacer merengue pueden usar un poco de colorante celeste o rosa para darle a la torta un toque especial y personalizado.  También pueden comprar brillantina comestible (cuidado!, no hay que confundirla con la brillantina común, debe ser sí o sí comestible), y esparcirla sobre el merengue.

¿Qué poner arriba de la torta?


Aunque es difícil escapar a la ola consumista, que lleva a gastar enormidades en cotillones específicos de un personaje televisivo, hay veces en las que se puede elegir una “princesa” genérica o un tiburón o un león en lugar del muñequito héroe de la TV para decorar la torta. Esto ayuda a abaratar los costos del cotillón porque no hace falta que sea de un personaje en particular y hace posible reutilizar los manteles y otras cositas el año siguiente.

Por ejemplo, en estos casos en vez de comprar un mantel plástico con el personaje más publicitado, se puede comprar uno blanco y decorarlo con estrellitas, corazones, moños, etc. hechos con papel contact, o comprar tafeta de algún color alegre, cortarla a la medida de un mantel y listo. Otra manera de decorar las mesas del cumple es usar un mantel blanco y rodearlo con un tul que termine en un moño -tal vez necesite unas puntaditas, pero nada que lleve mucho tiempo-.

Conversar con otras mamás también ayuda a encontrar ideas para la celebración y a descartar otras que no resultaron. Lo importante es organizarse con anticipación para no volverse locas a último momento y poder disfrutar del cumpleaños. 

Vos ¿tenés más ideas, secretos o recetas de tortas para compartir?


Asesoró: Tortas encantadas
 

Bebés Niños Crianza y familia Crianza, familia y educación