Skip to main content

El baño del bebé

https://www.youtube.com/watch?v=wFponWGnUnU

 

Transcripción

Para bañar al bebé lo que vamos a necesitar es una bañadera de plástico o en un catre. Podemos ponerlo en un lugar cómodo de la casa donde esté templado.

Y lo vamos a llenar con agua a temperatura de 37 grados. Podemos medir la temperatura a la vieja escuela, metiendo el codo que es una parte muy sensible del brazo o con los termómetros que se sumergen en el agua y flotan.

Una vez que pusimos la bañaderita, también tenemos que tener a mano todos los elementos que vamos a necesitar desde el jabón -que es mejor que sea de glicerina neutro-, una esponja.

Tener ya preparado el pañal. Tener preparada una toalla para cuando lo sacamos, para secarlo.

Los bebés menores de 2 meses al principio pueden llorar cuando los ponemos en el agua, entonces es recomendable ir poniendo por partes: un piecito, una piernita. Después lo vamos sumergiendo despacito poniéndole un poco de agua hasta que queda prácticamente el bebé todo cubierto por el agua, del cuello para abajo.

Si son ya mayores, están mas acostumbrados como este bebé que está disfrutando mucho del baño, el bebé ya solo va a querer lanzarse al agua.

Así que ya no tendríamos que tener tantos recaudos.

Si los bebés lloran al principio por esta diferencia de temperatura del agua, uno puede recurrir a bañarlos con una batita de algodón finita o con alguna vestimenta finita y se la vamos sacando a medida que lo vamos bañando.

Una vez en el agua, lo empezamos a enjabonar.

Primero les lavamos la carita con el agua limpia y después lo vamos enjabonando, con una mano lo vamos sosteniendo y con la otra lo vamos a enjabonando alrededor del cuerpo. La última parte que le lavamos es la cabeza, porque al bebé seguramente algo le va a molestar. O algo de agua le va a entrar en los ojos. Entonces siempre lo dejamos para el final.

Cuando el bebé ya está listo lo vamos a sacar y lo vamos a envolver en una toalla ahí al lado, y si estamos cerca del cuarto, podemos ir al cuarto. Y lo empezamos a secar. Es recomendable aprovechar estos momentos para hablarle, para cantarle, para comunicarnos con el bebé cara a cara. En general, así también van a aprender y así van a disfrutar todos de este momento.

Ya es hora de ponerle el pañal. En general ahora no usamos mas talcos porque hay chiquitos que tienen alergia, que pueden aspirarlo y pueden sufrir desde tos a una inflamación respiratoria oral.

Primero lo vamos a vestir de acuerdo a la temperatura del ambiente, con una ropa cómoda.

El baño también es una buena herramienta para usarla de una a varias veces por día. En el momento de los cólicos, generalmente al atardecer que es el peor momento, relaja y ayuda a pasar ese momento.

Si por lo contrario el bebé se disgusta o se pone muy irritable, uno puede espaciar el baño. No hace falta que sea todos los días o si estamos en un clima muy frío o si el bebé está resfriado o enfermo.

Así que lo importante es que sea un momentos placentero y que lo disfruten el bebé y la familia.

Bebés Crianza, familia y educación El recien nacido Enfermedades Mamás sin pareja Prevención de accidentes Vacunación El papá y el bebé Múltiples Videos Videos
Temas Videos