Skip to main content

Cómo elegir el jardín de infantes para mi hijo

¿Cuál es la función del jardín? ¿Cuándo debe comenzar un niño el jardín de infantes? ¿Qué tener en cuenta al elegirlo?

Al jardín de infantes concurren niños pequeños que provienen de diferentes familias. Y no todas las familias son iguales.

Familias clásicas,  madres que crían a su hijo solas, familias con muchos hijos, padres separados, madres que no cuentan con ayuda familiar, parejas con hijos con capacidades diferentes, etc.

Todos estos modelos de familia concurren y coexisten en  “el jardín”.

Cada papá y cada mamá, eligen el jardín a partir de sentir y establecer un buen vínculo con la directora, la institución y la maestra de su hijo, depositando la confianza en cada uno de ellos.

Esta decisión tan trascendente no está separada de la propia historia que traemos como personas, recuerdos y relatos acerca de ella, como así todo un sistema de creencias acerca de lo “bueno y lo malo” de mandar un hijo al jardín a determinada edad.

Todo se entremezcla y entra en juego a la hora de la gran elección.
 

 

¿Cuál es la función del jardín?

 

A través del jardín maternal y el de infantes ingresará a un mundo social más allá de las 4 paredes de casa, que hasta ahora lo contuvieron y se le abrirá un mundo diferente.

Este gran cambio, produce un poco de nervios, ansiedad, temor y algunas resistencias. Y cuando los chicos perciben que dudamos, dudan ellos también.

A veces, por cuestiones laborales, no podemos elegir un jardín y se nos impone un único posible. En ese caso en el intercambio, deberemos fijar acuerdos y prioridades para asegurarnos que cubren la mayoría de nuestras expectativas y conversarlo previo a dejar a nuestro hijo ahí.

Hay que tener en cuenta que este proceso es lento y lleva su tiempo. Será un espacio donde conoceremos niños que luego serán sus amigos, conoceremos padres y madres, quienes serán nuestros compañeros de ruta. Y nuestro hijo se vinculará con sus compañeritos a través de caricias, pellizcones, gestos y palabras. Y a medida que crezca y con el tiempo en el intercambio social, irá adquiriendo pautas y normas de la cultura en la que se encuentra inmerso.

Somos seres sociales y a partir de este  nuevo espacio conocerá otros estilos, otros modelos diferentes a mamá o papá.
 

 

¿Cuándo comenzar el jardín?


No hay un momento ideal para comenzar. Según la historia de cada familia y sus posibilidades, sus deseos y necesidades, harán ingresar a sus niños en el  momento elegido a este nuevo mundo.

Lo importante es que si la decisión está tomada, con todos los recaudos necesarios, sea vivida con tranquilidad y alegría.

Algunos comenzaran de bebés, otros a los 2, a los 3 o a los 4 años.

Las experiencias no serán ni mejores ni peores. Sino diferentes.
 

Claves a la hora de elegirlo


  • Guiarse fundamentalmente por la intuición personal de cada mamá y de cada papá.
  • Garantizarse que el jardín sea un lugar seguro, organizado, cálido y con personal capacitado para trabajar con niños pequeños.
  • Observar si hay intención por parte de la institución de generar un vínculo estrecho  con los padres. Y no dejarlos afuera.


El Jardín de infantes, no sustituye a la familia sino que la complementa, por eso se debe trabajar en equipo para que esta experiencia funcione.

Esto favorecerá el trabajo sobre el rol de padres y un apoyo mutuo en esta etapa temprana de crecimiento y aprendizaje para todos.


Asesoró Lic. Alejandra Libenson
Psicóloga, Psicopedagoga
Especialista en crianza, vínculos familiares, pareja y fertilidad
Autora de libro “Criando hijos, creando personas”

Niños Educación y estimulación