Pasar al contenido principal

Preguntas frecuentes

¿Puedo decolorar mi vello corporal durante el embarazo?

La decoloración del vello durante el embarazo no conlleva complicaciones ni problemas ya que los productos que se utilizan para estos casos tienen un bajo porcentaje de amoníaco.

Para evitar posibles molestias, lo mejor es realizar este procedimiento en ambientes ventilados, limitar el tiempo de contacto entre el producto y la piel, y lavar bien la zona decolorada una vez finalizado el proceso.


Asesoró: Lic. Gabriela Trentini, Obstétrica

Ver más

Mi hija de 4 años me contó que se dio un beso en la boca con otra nena en el jardín. ¿Cómo debo reaccionar?

Los juegos sexuales son parte del desarrollo normal de los niños. A uno como adulto lo sorprende, porque lo mira desde su cabeza, pero si por un rato se pone a su altura, hay que entender que es una exploración necesaria, y que de una u otra forma todos transitamos.

No hay que alentarlos, pero tampoco prohibirlos ni menos castigarlos.

El peligro residiría en que en estos juegos alguno de ambos -en este caso de ambas- salga lastimado física o emocionalmente. Por lo tanto es mejor que los adultos estemos atentos, y que los chicos jueguen siempre bajo nuestra tutela.

Ver más

¿Por qué se cae el cabello después del parto?

Muchas mujeres pierden más cabello de lo normal a los tres meses de haber tenido a su bebé. Pero, ¡a no asustarse que es normal!

Durante el embarazo el pelo se vuelve más abundante y fuerte mejorando su aspecto notablemente. Esto se debe a que el aumento de cierto tipo de hormonas en esa etapa hace que el pelo no caiga como lo haría normalmente.

Pero cuando los niveles hormonales se estabilizan después del parto, ese pelo que no cayó durante los nueves meses de embarazo comienza a caer todo junto. Puede ocurrir que al pasarse los dedos o un cepillo por la cabeza el pelo caiga de manera excesiva, pero no hay que asustarse porque es totalmente normal.

Alrededor de 6 a 12 meses después del parto, la salud del cabello se estabiliza y la caída retoma su ciclo normal. De todas maneras, si pasada esta etapa el pelo sigue cayendo en grandes cantidades, lo mejor es consultar con el médico porque tal vez se  deba a la falta de vitaminas o minerales o a algún otro problema de salud como estrés, anemia, etc..



Asesoró: Lic. Gabriela Trentini, obstétrica

Ver más

Nació mi bebé y me cuesta “conectarme” con él, sentir ese amor del que todas hablan. ¿No debería ser distinto? ¿Qué hago?

Es importante que al momento de ser madres cada una pueda darse tiempo para asumir el rol. Porque este rol se asume, se construye, en una díada con el niño real, que no viene dada de antemano. Para ayudar en este proceso, hay que darle paso al bebé real por sobre el imaginado durante estos nueve meses: al bebé que se hace pis, caca, demanda, llora, tiene hambre y no deja dormir.

Y en este proceso no hay ningún "debería ser" para nadie, porque cada una tiene una historia particular con la maternidad y no se le puede pedir a todas las mujeres que se comporten de la misma manera ante semejante cambio en la vida. No es la misma historia para una mujer que ha sido abandonada, que para una que ha sido amada por su madre. Lo bueno y positivo de esas vivencias de la infancia en relación a la maternidad es que al volverse madre, se instala un acto creativo, es decir, la posibilidad de transformar cualquier infancia padecida en una producida para este hijo, independientemente de lo que a una le haya tocado vivir. Ese es el verdadero desafío.

A lo que toda mujer debería apuntar al volverse madre es a asumir la responsabilidad de ser o volverse adulta, si aún no lo es. Hacer el mejor esfuerzo para que el niño tenga sus necesidades cubiertas, y si por una u otra razón no tiene la capacidad para hacerlo, asesorarse, informarse, crecer o hacer terapia para acomodarse en la identidad de madre.

Ver más

¿Está bien decirles a nuestros hijos que no lleven pantallas (celulares, tablets, computadoras, etc.) cuando salimos de vacaciones?

Una posición tan extrema en ningún caso es la más conveniente, y en este en particular prohibirles a los chicos algo a lo que están habituados es convertir su tiempo de ocio en poco placentero. No hay que olvidar que las vacaciones son sinónimo de descanso, diversión y, sobre todo para los chicos y adolescentes, de encuentros virtuales o en persona con amigos. Como la tecnología es un gran intermediario de la comunicación, cortarlo puede resultar muy conflictivo y en cierta medida malograr lo que podría haber sido unas lindas vacaciones para los chicos. Además, cuanto más se controla algo, más deseos se generan sobre eso, y en el caso de las pantallas se suma el hecho de que ignorarlas es ignorar algo que forma parte de la comunicación de los hijos.

Esto no significa que tengan que estar todo el día conectados o que ese sea el único medio por el que se comuniquen. Se pueden establecer ciertas pautas flexibles con tiempos para la tecnología y otros para disfrutar de actividades juntos. Plantear momentos, ofrecer alternativas como llevar a un amigo suyo a las vacaciones, y estar disponibles para compartir, por ejemplo, juegos de mesa o al aire libre es fundamental para que los mismos chicos apaguen la pantalla.

En el caso de las familias que no tienen televisor es lógico que no lleven tecnología a las vacaciones, pero esto no se plantea como una decisión del momento sino que significa la continuación de algo que ya se vive en casa.

 

Asesoró: Cristina Castillo, psicoanalista, docente y supervisora de
Pareja y Familia en la Institución Fernando Ulloa

Ver más

¿Puedo tomar café, té y mate estando embarazada?

Si bien los estudios científicos no han sido concluyentes en cuanto a la asociación entre el consumo de cafeína y complicaciones del embarazo o características del recién nacido (hay estudios que lo afirman y otros que lo desmienten), mientras no exista información más certera, se aconseja que el consumo de cafeína durante el embarazo sea moderado. Como la cafeína atraviesa la placenta podría alterar la frecuencia cardíaca y la respiración del feto. Además, la cafeína tiene efectos estimulantes en el cuerpo y puede producir insomnio, dolores de cabeza, acidez, nerviosismo, por eso, limitar su consumo también es una manera de reducir estos efectos.

¿Qué sería un consumo moderado de cafeína? Según los expertos, las embarazadas no deberían superar un consumo de 200 mg de cafeína diarios. Es por esto que se recomienda no consumir más de una taza de café chica por día, más algunos mates, y no tomar libremente bebidas cola, guaraná, energizantes, etc., que contienen cafeína.

Otra razón para reducir el consumo de café y té, independientemente de la cafeína, es que estas infusiones poseen compuestos llamados fenoles que disminuyen la absorción del hierro, tan importante en el embarazo. Por lo tanto, una de las recomendaciones es no tomar este tipo de infusiones con las comidas o inmediatamente antes o después de comer.


Para tener en cuenta:

  • Una taza de café de filtro de 150 ml, aporta un promedio de 60 mg de cafeína
  • Una taza de té de 150 ml, aporta un promedio de 40 mg de cafeína
  • El mate cebado, utilizando para prepararlo aproximadamente tres cucharadas soperas de yerba, y tomando en promedio, medio litro, estaría aportando aproximadamente 200 mg de cafeína 
  • Las bebidas cola, comunes o light, aportan en un vaso de 250 ml, aproximadamente 10 mg de cafeína.

Ver más

¿Debo tomar alguna precaución al viajar en avión estando embarazada?

El avión es un medio ideal de transporte para la embarazada, con algunos recaudos: al igual que para los viajes en auto o en ómnibus, deben evitarse los trayectos demasiado largos.

Como no hay paradas en el medio del vuelo, cuando se deba viajar 8 o más horas se sugiere tratar de conseguir alguna ubicación con mayor distancia entre asientos (no se permiten embarazadas en las filas de puerta de emergencia). La primera fila suele ser el único recurso posible. Pero en el caso de los vuelos de cabotaje, de una o dos horas, eso tiene menos importancia.

Ver más

Embarazo y mascotas: ¿Qué tipo de cuidados hay que tener?

Durante el embarazo se recomienda mantener distancia de los animales en general y en especial manejar sus utensilios, alimentos y desechos usando guantes.                                                                                                              Fuente consultada Dr Edgardo Rolla,  Médico Ginecólogo                                                                                                                                              
Ver más

Toxoplasmosis: ¿Puedo tener gatos o acaso ocasionan algún tipo de daño a la embarazada o a su bebé?

El temor a los gatos surge de la posibilidad de que porten el toxoplasma gondi, que es un parásito que cumple parte de su ciclo vital en el aparato digestivo de estos animales ingresando en ellos a través de carne cruda. Sin embargo, no todos los gatos son portadores y a su vez uno de los primeros exámenes de laboratorio que se hacen de rutina a la embarazada es la prueba de Sabin Feldman, que permite detectar la presencia de la infección.

Ver más

¿Cómo decirle a nuestro hijo que perdimos un embarazo?

Una de las primeras preguntas que surgen al perder un embarazo es cómo decírselo a los hijos.

El mayor temor de los padres es que su hijo sufra, entonces, piensan en preservarlo y evitarle ese sufrimiento, lo que les hace muy difícil encontrar las palabras o el momento para contarles lo sucedido.

Pero la verdad es que así como el niño, por más pequeño que sea, sabe inconscientemente que la madre espera un bebé, va a saber que se ha perdido el embarazo y el sufrimiento va a ser mayor porque nadie le va a poner palabras a lo que sucede.

Si el embarazo no llega a término, habrá que sentar al niño, sea cual sea la edad que tenga, y explicarle claramente que el bebé que estaba en la panza de la mamá dejó de crecer y que todos están muy tristes por eso, pero que van a superarlo juntos. Según cuál sea el motivo de la pérdida del embarazo se darán las mismas explicaciones al niño que a un adulto, simplemente eligiendo un lenguaje sencillo. Y si la mamá no se siente emocionalmente preparada para hablar con su hijo sobre esto, el padre, una abuela o quien pueda hacerlo deberá contarle la situación y explicarle que su mamá está demasiado triste para hablar de eso con él en ese momento, pero que cuando se recupere un poco podrán hacerlo. Mientras tanto, el niño está al tanto y sabe quién puede ser su interlocutor para conversar acerca de lo sucedido.

Ver más

¿El protector solar infantil es el mismo que el protector para adultos?

La protección es la misma en protectores para adultos que en líneas para bebés o niños, la diferencia radica en la composición del producto. Un protector infantil suele estar pensado para pieles más sensibles, contiene agentes hidratantes y algunos no tienen perfume, por eso son los más indicados para bebés (mayores de 6 meses) y niños.

El Factor de Protección Solar (FPS) indicado para niños es de 30 o más y siempre conviene elegir un protector de amplio espectro porque protege contra los rayos UVA y UVB.

Ver más

¿Qué hago si mi hijo no quiere sentarse en la sillita de seguridad del auto?

Los hábitos de un niño se van construyendo en el día a día. Por eso, no debemos ceder ante situaciones que nos pongan en jaque, como los berrinches a la hora de sentarlo en la sillita de seguridad del auto.

La seguridad de los niños es algo que no se puede negociar bajo ningún concepto. Tener en claro este aspecto es fundamental para poder transmitírselo a los chicos y aplicarlo en situaciones como los viajes en auto.

Hay algunos puntos clave para evitar que un paseo o viaje en auto se convierta en un mundo de llantos y pataleos debido a la utilización de la sillita:

Ver más

¿A qué edad debo hablarle a mi hija/o sobre los cambios en la pubertad?

No hay una edad determinada, depende mucho de cada persona, se aconseja hablarle entre los 8 y 9 años, antes de que aparezca la primera menstruación en las chicas y la producción de semen en los chicos -que suele suceder entre los 12 y 13 años-.

En el caso de las chicas, la pubertad se inicia entre los 8 y 9 años cuando se despierta la glándula hipófisis produciendo hormonas que actúan en los  ovarios y hacen que crezca el botón mamario. También se crece en altura entre 7–8 cm por año, van creciendo vellos en axila y pubis, aparece mal olor en axilas y se producen cambios en la piel del rostro con una creciente actividad de glándulas sebáceas y sudoríparas y aparición de acné. Tras tres o cuatro años del comienzo de la pubertad, aparece la primera menstruación.

En los varones, la pubertad comienza a manifestarse alrededor de los 10 y 12 años, también con cambios en la piel, crecimiento de la barba, cambios en el tono de voz –que por un tiempo será bitonal-, desarrollo del vello corporal y púbico, producción de esperma alrededor de los 13 años y rápido aumento del peso y la altura.

Todos estos cambios se van dando de a poco y es bueno reforzar en el chico la idea de que se deben a que está sano y a que todo funciona bien en su cuerpo.



Fuentes consultadas: Dra. Marisa David, gineco-obstetra;
Sociedad Argentina de Pediatría


Ver más